Martes, 17 de Enero de 2012

Cae en EEUU la cantidad de niños hospitalizados por ahogamiento

Reuters ·17/01/2012 - 17:34h

Por Genevra Pittman

Un nuevo estudio revela que los hospitales de Estados Unidos están recibiendo la mitad de niños con ahogamiento no fatal que hace dos décadas, lo que sugiere que las campañas de educación sobre los riesgos del ahogamiento estarían dando resultado.

Los autores observaron una disminución de la internación de varones y de mujeres de todas las edades, desde bebés hasta adolescentes. Esto coincide con estudios recientes que demostraron que se redujo la mortalidad por ahogamiento en la población pediátrica.

"Se realizaron varios esfuerzos para educar a los padres en la necesidad de prevenir el ahogamiento durante el desarrollo infantil", dijo el autor principal, Stephen Bowman, de la Facultad Bloomberg de Salud Pública de Johns Hopkins.

Esos esfuerzos incluyen lograr que los padres coloquen rejas alrededor de la piscina del jardín y que los niños usen salvavidas en aguas abiertas.

El equipo de Bowman revisó una base de datos nacional con información sobre 8 millones de personas internadas anualmente en unos 1.000 hospitales para estimar la cantidad total de niños estadounidenses hospitalizados por ahogamiento no fatal o inminente.

Los autores estimaron que en 1993 ingresaron a los hospitales por esa causa 3.623 menores de 19 años, comparado con 1.781 en el 2008.

Eso quiere decir que, en estos 20 años, las hospitalizaciones anuales por ahogamiento inminente disminuyeron de cuatro o cinco por cada 100.000 niños a dos o tres por cada 100.000 chicos.

Según escribe el equipo en la revista Pediatrics, eso se debe principalmente a una reducción de las internaciones en los estados del sur y del oeste del país, aunque las internaciones siguen siendo más altas en esas regiones que en el noreste y el centro del oeste del país.

Los autores estimaron también que la cantidad de niños que murieron después de la internación disminuyó de 359 en 1993 a 207 en el 2008, sin incluir a los chicos y los adolescentes que murieron ahogados antes de llegar al hospital.

Para Bowman, los datos no dicen qué sucede con los niños que sobreviven a la internación.

El doctor Gary Smith, director del Centro de Investigación y Políticas para Prevenir Lesiones del Hospital Nacional de Niños, en Columbus, Ohio, consideró que el estudio no le atribuye la reducción de las cifras a una determinada intervención, pero sugiere que la educación de los padres estaría dando resultados.

"La tendencia es realmente extraordinaria", dijo Smith, que también preside la Alianza de Prevención de las Lesiones Infantiles y que no participó del estudio. De todos modos, consideró que aún no es momento para expresar satisfacción.

"El estudio demuestra que estamos avanzando en la dirección indicada, pero en las regiones del oeste y del sur del país vemos que el ahogamiento inminente sigue siendo una de las principales causas de mortalidad infantil. Todavía nos queda mucho trabajo por hacer", señaló.

Y los investigadores recuerdan: "Los padres no deben dejar a los niños solos en el agua, ya sea en la bañera, en aguas abiertas de ríos o lagos, o en la piscina del jardín".

FUENTE: Pediatrics, online 16 de enero del 2012