Martes, 17 de Enero de 2012

Las potencias asiáticas buscan reemplazo en el Pérsico al crudo iraní

Teherán emplaza a los países del Golfo a no aumentar su producción

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·17/01/2012 - 09:52h

AFP - El destructor británico 'Daring', rumbo a Ormuz.-

Líderes de los grandes países de Extremo Oriente se han visto obligados a peregrinar a Oriente Próximo en busca de crudo alternativo que sustituya al que hasta ahora han importado de Irán, después de que Israel, Estados Unidos y la UE hayan llamado al boicot de las importaciones de esta república islámica.

El juego diplomático y político responde al siguiente patrón: en primer lugar, Israel exige duras sanciones contra Irán; a continuación, EEUU las aplica; acto seguido, la Unión Europea hace lo propio, y después empiezan urgentes viajes de los líderes asiáticos a la región para garantizarse un suministro alternativo, principalmente de Arabia Saudí.

China, India, Japón y Corea compran el 50% de las ventas de petróleo de Irán

China, India, Japón y Corea del Sur suman casi el 50% del petróleo que exporta Teherán. Bajo la presión de Washington, los grandes países asiáticos están buscando otras opciones para saciar su enorme necesidad de crecimiento. El primer ministro chino, Wen Jiabao, ha mantenido recientemente un encuentro con el monarca saudí Abdalá con ese motivo, y el primer ministro de Corea del Sur, Kim Hwang-sik, ha pasado el último fin de semana en la región con el mismo objetivo.

Esto hace pensar que el embargo del petróleo iraní se acerca, pese al riesgo de que los ajustes para reemplazar las exportaciones de Irán disparen el precio del crudo en los mercados internacionales. La misma amenaza de Irán de cerrar el estrecho de Ormuz, con independencia de que pueda realizarse, puede multiplicar el precio del barril.

Teherán se está preparando para lo peor y ha anunciado que tomará medidas de respuesta si los países del Pérsico aumentan su producción para sustituir el petróleo iraní. Unas represalias que incluyen el cierre del geoestratégico estrecho de Ormuz que comunica el Golfo con el océano Índico y por donde circula la tercera parte del tráfico mundial marítimo de petróleo.

La república islámica amenazade nuevo con cerrar el estrecho de Ormuz

Advertencia en la OPEP

Según el diario Al Sharq, el representante iraní en la OPEP, Muhamad al Jatibi, ha advertido a los estados árabes suníes que mantienen una guerra más o menos silenciosa y encubierta con el Irán chií, especialmente los saudíes, que "si dan la luz verde para reemplazar el petróleo de Irán, se convertirán en los principales responsables de lo que ocurra en la región, incluido el estrecho de Ormuz".

La belicosidad que Israel exhibe a diario contra Irán sugiere que el Estado sionista acaricia la opción de atacar a esta república islámica, aunque no está claro que pueda hacerlo sin el respaldo directo de Washington. Los dirigentes hebreos no dejan pasar ningún día sin recordárselo a EEUU y a la UE, que coor-dinan las sanciones que se imponen a Irán. Los israelíes llevan meses realizando maniobras militares que algunos analistas relacionan con un inminente ataque a Irán. En cualquier caso, los tiempos los está marcando el primer ministro, Binyamín Netan-yahu, que si la semana pasada dijo que las sanciones contra Irán estaban empezando a dar su fruto, ayer se corrigió a sí mismo, manifestó lo contrario y exigió más sanciones.

"En tanto que no haya sanciones eficaces contra el Banco Central y la industria petrolera iraní, no se incidirá sobre su programa nuclear", proclamó Netanyahu en la Kneset (Parlamento).