Lunes, 16 de Enero de 2012

Los billetes se elevan con la excusa de la crisis

La subida fue realizada en plenas vacaciones de verano, en el mes de agosto

S. H. ·16/01/2012 - 08:13h

La protesta por la subida del transporte se ha calentado en las últimas semanas por culpa de una campaña de la Comunidad de Madrid titulada Más por menos (que loa lo bueno que es el metro de la región) y sacada sólo unos meses después de una subida del billete del 50%. En la publicidad, se comparaba el precio del tiquet (1,50) con el de otras ciudades que poco o nada tienen que ver con Madrid, como París, Estocolmo o Nueva York. Las redes sociales se incendiaron en contra del autobombo del Gobierno regional y la mayoría de los carteles publicitarios se llenaron de pintadas en contra.

Después del verano

El incremento sufrido en Barcelona desde el 1 de enero es histórico

La subida fue realizada en plenas vacaciones de verano, en el mes de agosto. La Comisión de Precios del Consejo de Consumo de la Comunidad de Madrid aprobó la subida del billete sencillo de Metro, Metro Ligero y EMT que ha pasado de 1 euro a 1,50 euros. El precio del billete sencillo no se incrementaba desde 2004.

En Barcelona, la última subida del transporte ha sido histórica, con el pretexto de los ajustes realizados en los presupuestos autonómicos. Desde el pasado 1 de enero, los precios de los billetes han subido muy por encima del IPC y, en algunos casos, como en el de la tarjeta integrada multiviaje T-10 (la más utilizada), ha subido hasta el 12%. Así, la T-10 cuesta ahora 9,25 euros. El precio del billete sencillo de una zona se sitúa en dos euros.

Insensibilidad social

Internet aunó una protesta contra una campaña del Gobierno de Madrid

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, había asegurado que el incremento no superaría el 3% del IPC. La medida provocó las protestas de la oposición y de organismos independientes, como la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), que tachó la subida de "insensibilidad social que terminará teniendo consecuencias", y de Maria Assumpció Vilà, la Síndica de Greuges de Barcelona (la Defensora del Pueblo).

Vilà tildó de "exagerada y abusiva" la subida y señaló que el incremento era poco razonable y una incongruencia en unos tiempos en los que los salarios, por la crisis, están siendo recortados.