Lunes, 16 de Enero de 2012

Los trapos sucios se acumulan entre los altos mandos policiales

El diario 'Le Monde' llegó a escribir hace unos días que "la institución policial está seriamente desestabilizada"

A. PÉREZ ·16/01/2012 - 09:33h

MIGUEL MEDINA (AFP) - Guéant y Gaudin.-

También en las altas esferas de la Policía, entre los altos mandos y dentro de los cuerpos de élite empieza a haber "abandonos de deontología". El diario Le Monde llegó a escribir hace unos días que "la institución policial está seriamente desestabilizada" por el sarkozysmo.

El primer escándalo de altos vuelos, que abrió serias dudas sobre la integridad de los mandos, arrancó con las revelaciones ya probadas de que el director general de la Policía nacional, Dominique Péchenard, y el director Central de Inteligencia, Bernard Squarcini (ambos amigos de Sarkozy), espiaron a la prensa para intentar amordazar el escándalo Bettencourt sobre financiación política ilícita, que afecta al presidente.

Un segundo caso llegó en octubre, con un coletazo del caso DSK: una investigación sobre una red de proxenetismo en el hotel Carlton de Lille reveló que dos altos mandos de la Policía habían participado en viajes con prostitutas, en beneficio del ex director gerente del FMI, y realizadas con acuerdo de un notorio capo del proxenetismo europeo .

En una serie negra sin fin, los franceses descubrieron en noviembre que la élite de los agentes anticrimen organizado de la región de Lyon, estaba en realidad en tratos con la mafia. Varios superflics (superpolicías, con reputación de incorruptibles) acabaron en prisión preventiva, después de haber aceptado regalos de decenas de miles de euros del hampa durante años.

Y por último, la semana pasada, Le Monde reveló que la policía de Asuntos Internos (IGS) de París, así como el prefecto Michel Gaudin, están siendo investigados por cuatro jueces, a raíz de una manipulación de pruebas y escuchas que, en 2006 y 2007, estuvo destinada a poner bajo sospecha a cinco altos funcionarios infieles a Sarkozy, y así poder purgarlos.