Domingo, 15 de Enero de 2012

Ban Ki Moon insta al presidente sirio a que deje de "matar a su pueblo"

EFE ·15/01/2012 - 09:18h

EFE - El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ofrece unas palabras durante un acto en el cuartel de Naqoura, al sur de Líbano, este sábado, 14 de enero de 2012. Ban Ki-moon se encuentra en Líbano de visita oficial.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, instó hoy al presidente sirio, Bachar al Asad, a que deje de "matar a su pueblo, ya que la represión conduce al estancamiento".

"Vuelvo a decirle al presidente sirio que ponga fin a la violencia, que deje de matar a su pueblo, ya que la represión conduce al estancamiento", dijo Ban al inaugurar una conferencia sobre la transición democrática en el mundo árabe, en la que también llamó a Israel a "cesar la colonización" de las tierras palestinas.

El secretario general de la ONU insistió en que ha llegado el momento de que los pueblos árabes obtengan sus derechos: "El pueblo está escribiendo su historia. Está en sus comienzos, pero busca la democracia".

Por ello, recordó que es fundamental que los dirigentes de los países árabes cuenten con el apoyo de sus pueblos, ya que en caso contrario "caerán, como sucedió en 2011 en esta región".

En este sentido, instó al presidente yemení, Ali Abdala Saleh, a respetar el acuerdo firmado a instancias del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que contempla su renuncia al poder y el comienzo de una transición a la democracia con elecciones libres.

Por otra parte, Ban llamó a Israel a poner fin a la ocupación de los territorios árabes y palestinos, y a cesar la violencia contra los civiles.

"La ocupación israelí de las tierras árabes y palestinas debe cesar, así como los asentamientos ilegales ya que impiden la creación de dos Estados que vivan uno al lado del otro", dijo.

Respecto al temor de que los nuevos regímenes en la región protejan a las minorías, Ban aseguró que la ONU velará por que así sea, aunque recordó que construir la democracia "requiere tiempo y esfuerzo".

Finalmente, calificó de "inaceptable" la violencia y la discriminación contra la mujer, que el secretario general de la ONU situó en el centro de los cambios que se han producido en la región.

En la misma conferencia, el primer ministro libanés, Nayib Mikati declaró que "Israel, que pretende ser una democracia, ocupa un territorio y un pueblo y viola los derechos del hombre a la vista de todo el mundo".

Por ello, insistió en que su país quiere "una ONU más justa en sus resoluciones" y recordó que el Líbano "respeta las decisiones internacionales, al contrario que Israel".