Domingo, 15 de Enero de 2012

Griezmann incendia Mestalla

La Real Sociedad suma una victoria que da la enésima prórroga a Montanier

PÚBLICO ·15/01/2012 - 10:07h

Mestalla es un polvorín. Nadie sabe cómo se prende la mecha, pero lo único cierto es que casi siempre le explota en las manos al Valencia. Extraño. Ayer, tras la meritoria clasificación para cuartos de Copa, se anunciaba paz ante un equipo que precisamente llegaba magullado tras recibir una tunda copera en Mallorca. Nada más lejos. El conjunto de Emery tiembla ante su hinchada. Se obceca, no encuentra caminos y emite unas señales de miedo que no pasan desapercibidas para los contrarios. La Real Sociedad lo aprovechó para sumar una victoria que da la enésima prórroga a Montanier, su cuestionado entrenador.

El proceso es siempre parecido: el Valencia arranca correoso, aplicado, dispuesto a agradar a su exigente público. Pero de buena voluntad no se come. Ayer, de nuevo, el fútbol local fue desvaneciéndose y, en idéntica medida, creció el enfado de la grada. Por si acaso, apareció Griezmann y arrimó la cerilla definitiva con un golazo.

El francés, cuando se pone, juega mejor que habla. Ayer se olvidó de sus ínfulas de grandeza y despachó una buena actuación. No sólo marcó, sino que fue un constante incordio para una defensa contagiada del nerviosismo general. El Valencia lo intentó, pero sin la confianza suficiente para culminar la remontada. No creó ocasiones claras y sólo la aparición de Mariga en el minuto 80 hizo temer por la victoria vasca. Y de postre, cómo no, pañolada en Mestalla.