Domingo, 15 de Enero de 2012

La sonda espacial rusa fuera de control cae en el océano Pacífico

La 'Fobos-Grunt' se lanzó hace dos meses con la misión de posarse en una luna de Marte

M. A. ·15/01/2012 - 10:00h

AFP - La sonda 'Fobos-Grunt'.

Cuando supuestamente la sonda rusa fuera de control se dirigía hacia el sur de Espa-ña, según las webs que seguían su trayectoria, sus restos caían en el océano Pacífico, a unos 1.250 kilómetros al oestede la isla chilena de Wellington. La caída de la Fobos-Grunt se produjo a las 18.45, hora española, según informó un portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Alexei Zolotujin, a la agencia de noticias RIA Novosti. Al cierre de esta edición, no había trascendido ningún daño ni material ni humano provocado por los fragmentos de la nave. La probabilidad de que los restos de la sonda cayeran sobre una persona era una entre 3.200, si se aceptan los cálculos que se hicieron en septiembre ante la caída del satélite UARS de EEUU.

La Fobos-Grunt, con un coste de unos 120 millones de euros, fue lanzada el 9 de noviembre y en seguida quedó fuera del control de la agencia espacial rusa, Roscosmos. El fallo, que todavía se investiga, abortó la misión. El objetivo de la sonda era posarse sobre Fobos, una luna de Marte situada a 200 millones de kilómetros de la Tierra, y traer de vuelta muestras de su superficie. En lugar de esto, el aparato ha pasado dos meses orbitando la Tierra, a poco más de cien kilómetros del suelo.

El fracaso de la misión es uno más, y van 17 desde la década de 1960, en la carrera rusa por llegar a Marte. Frente a este fiasco, EEUU lanzó con éxito en noviembre el robot Curiosity, un todoterreno que, si no hay contratiempos, llegará a Marte en el verano de 2012 para buscar huellas de vida extraterrestre.

Las primeras informaciones enviadas este domingo desde Moscú eran contradictorias. Mientras el Ministerio de Defensa situaba los restos en el Pacífico frente a Chile, fuentes de la industria espacial rusa contaban a RIA Novosti que el aparato se había precipitado sobre el Atlántico, frente a las costas de Brasil. Expertos rusos, de la NASA y de la agencia espacial euro-pea trabajaban anoche para localizar el punto exacto de la caída. Días antes, Roscosmos calculaba que la sonda impactaría en el Índico, al norte de Madagascar.

Lluvia de chatarra

Los componentes más peligrosos de la sonda, sus tanques de combustible con más de 7,5 toneladas de hidrazina, tóxica y explosiva, habrían desaparecido en el violento contacto con la atmósfera terrestre, según los cálculos previos de Roscosmos. La lluvia de chatarra espacial se habría reducido a una treintena de piezas de fuselaje con un peso total de unos 200 kilogramos. La sonda, de seis metros de longitud, pesaba 13 toneladas.

La de la Fobos-Grunt es la tercera reentrada en la Tierra de un aparato espacial es menos de cuatro meses. Antes, además del UARS de EEUU, cayó el telescopio alemán Rosat en aguas del Golfo de Bengala.