Domingo, 15 de Enero de 2012

El PP vira para apoyar las cuentas del Govern de Mas

Camacho no enmendará el Presupuesto tras el respaldo de CiU a Rajoy

ALBERT MARTÍN VIDAL ·15/01/2012 - 13:30h

CARMEN SECANELLA - Alicia Sánchez-Camacho junto al president catalán, Artur Mas, en el Parlament.-

Con la solemnidad que la caracteriza, el pasado 28 de diciembre Alicia Sánchez-Camacho anunciaba que el PP de Catalunya presentaría enmienda a la totalidad a la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos del Govern para 2012. "Rechazamos la decisión de la Generalitat de incrementar la presión fiscal en Catalunya", dijo. Aseguró que el Ejecutivo de Mas "abandonaba el camino del crecimiento económico" e incluía "graves errores" en sus cuentas. La dirigente conservadora añadía que el Govern caía "en los mismos errores que el Tripartito" y concluía que el PP es "el único partido que no quiere que se suban los impuestos en Catalunya". Aquellas palabras llegaban una semana después del voto contrario de CiU a la investidura de Mariano Rajoy como nuevo presidente del Gobierno.

Los tiempos han cambiado a toda velocidad: después de que la federación nacionalista votara este miércoles a favor del duro recorte de gasto público previsto por el Gobierno y la subida de impuestos, Sánchez-Camacho ha reconsiderado su posición. La dirigente del PP anunció ayer que su partido no presentará la enmienda a la totalidad de la Ley de Presupuestos de la Generalitat para 2012. Además, Sánchez-Camacho admitió que valora también retirar la enmienda a la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos si el Govern se aviene a suavizar el copago farmacéutico y la tasa turística.

El president negó quesu voto en Madrid tenga relación con la Cámara catalana

La líder del PP sostuvo que su partido no presentará enmienda a la totalidad de la Ley de Presupuestos por "responsabilidad" y porque lo que necesitan los catalanes son soluciones para salir de la crisis "desde la unidad". En este sentido, proclamó que el PP catalán es el "mejor aliado" del Ejecutivo del president Artur Mas a la hora de tener "una buena relación" con el Gobierno de Rajoy.

Las renuncias del PP

"Estos no son los Presupuestos que más le gustan al PP, nuestra posición no sería apoyar unas cuentas basadas sólo en ajustes", añadió Sánchez-Camacho, que aseguró que actuará con "rigor" para "mejorar profundamente" el proyecto. En este sentido, anticipó que entre CiU y PP hay voluntad de acuerdo.

El PP renuncia a sus exigencias en materia fiscal y de política laboral

De este modo, la formación conservadora parece dispuesta a aceptar no sólo que la tasa turística y el copago farmacéutico no desaparezcan, sino que también aceptaría que las cuentas no incluyan un plan de ocupación con dotación presupuestaria ni una modificación en el Institut Català de Finances para que se faciliten los préstamos.

Sánchez-Camacho aprovechó la ocasión para recordar su papel como interlocutora entre los gobiernos de España y Catalunya y entre los catalanes y el Ejecutivo de Rajoy. En este sentido, reiteró que el próximo martes el Consejo de Política Fiscal y Financiera buscará "alguna solución" para aligerar la "asfixia" económica de Catalunya.

Según dijo, no se contempla que esta solución pase por el abono inmediato a la Generalitat de los 759 millones de la disposición adicional tercera del Estatut ni de los 1.450 millones del Fondo de Competitividad, algo que se hará "cuando se pueda".

El nuevo 'catalan power'

A pesar de que aún no hay acuerdos firmes entre Govern y PP para sacar adelante las cuentas de 2012, tal y como ocurrió en 2011, Sánchez-Camacho no tuvo inconveniente en mostrar la posición de fuerza que le da la supremacía del PP en el Congreso y se fotografió junto al ministro Jorge Fernández, la delegada del Gobierno en Catalunya, María de los Llanos Luna, y el delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca, Jordi Cornet, mientras decía lo siguiente: "Este es el catalan power".

El otro grupo que pretendía sacar adelante estas cuentas era ERC. Su secretaria general, Marta Rovira, dijo ayer a Público que seguirán negociando "hasta el minuto cero". El PSC, por su parte, anunció que enmendará la totalidad de las cuentas.