Sábado, 14 de Enero de 2012

Un turista español afirma que "decían que no pasaba nada y el barco se estaba hundiendo"

EFE ·14/01/2012 - 14:32h

EFE - Pasajeros y miembros de la tripulación llegan a tierra tras ser evacuados del crucero Costa Concordia en la isla italiana de Giglio, en el norte de Italia, hoy, sábado 14 de enero de 2012.

Carlos Peñacova, uno de los 177 españoles que viajaba en el crucero "Costa Concordia", ha criticado hoy que la tripulación del barco les engañara y les dijera que no pasaba absolutamente nada cuando el barco se estaba hundiendo.

Peñacova ha relatado de esta forma, en declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Efe, la dramática experiencia que han vivido tras el naufragio del crucero en aguas de la isla italiana de Giglio, a consecuencia del cual han fallecido al menos tres personas y otras 14 han resultado heridas.

El turista español, que embarcó el pasado lunes para hacer un crucero de siete días por el mediterráneo, ha reconocido que ha llegado incluso a temer por su vida, sobre todo cuando veía que el bote salvavidas en el que se encontraba se estaba "llenando bastante" de agua.

Tras criticar el caos y el descontrol que se ha producido en la evacuación, Peñacova ha denunciado que, a diferencia de lo que suele ser habitual, en esta ocasión, no recibieron instrucciones de emergencia y que, por eso, la gente iba al bote salvavidas que tenía más cercano, no al que le correspondía.

"Había gente que intentaba entrar (al bote) cuando estaba lleno", ha proseguido este turista, quien ha insistido en el "descontrol" que se ha producido en la evacuación: "Nos decían que no pasaba absolutamente nada y el barco se estaba hundiendo...".

Ha criticado también que no bajaran del crucero los botes salvavidas, a pesar de que ya habían sonado los siete pitidos que es la orden directa de que el crucero tiene que estar evacuado totalmente.

El crucero, en el que viajaban 4.229 personas, 3.209 de ellas pasajeros, naufragó la pasada noche cuando se dirigía desde el puerto de Civitavecchia, a unos 70 kilómetros de Roma, al norteño de Savona.