Sábado, 14 de Enero de 2012

Bienvenido a la banda de los 'pigs'

ANDRÉS PÉREZ ·14/01/2012 - 10:15h

AFP - Nicolas Sarkozy, anoche, en el Elíseo. -

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, llegará el lunes a Madrid con un nuevo traje que se parece mucho al de los célebres pigs, es decir los países mal anotados por las agencias de calificación: Portugal, Italia, Grecia, España. Tras la degradación de la nota francesa por la agencia S&P ayer, Francia "se reúne con el club del sur de Europa y con su doble problema: finanzas públicas muy degradadas y perspectivas de crecimiento muy sombrías", según Elie Cohen. La opinión de este economista, miembro del equipo del candidato presidencial socialista François Hollande, era la más extendida entre los políticos y analistas de mercado. El aldabonazo de S&P, que va a aumentar el coste de la gigantesca deuda soberana gala (1,7 billones de euros), sanciona el fracaso global de las políticas de austeridad de la UE en las economías mediterráneas.

Otro economista, Jean-Paul Paulin, de la Universidad de Orleans, fue más lejos. La pérdida de la triple A, dijo, "revela el fracaso de la estrategia de Bruselas, que no sólo no ha relanzado nada, sino que ha dividido Europa. Pese a los shows de fachada, ahora queda plasmada la división entre los fuertes de un lado y los débiles de otro. Aunque la rebaja ya había sido integrada por los datos de mercado, va a incidir en administraciones locales, empresas y entidades financieras. Va a dividir a los países de la UE, y va a dividir dentro de cada país".

La rebaja a Francia supone el fracaso de las políticas de austeridad en la UE

El candidato presidencial del Frente de Izquierdas, Jean-Luc Mélenchon, fue el primero en reaccionar con actos y no con frases asesinas contra el perdedor del día, Sarkozy, convocando una movida manifestación ante la sede de S&P en París. Mélenchon dio una consigna europea. "Vienen a exprimirnos mediante la moneda. O sea que ahora toca defenderse, porque ya hemos visto lo que les ha pasado a los griegos. Hay que exigir que el BCE financie a los estados a un tipo de interés muy bajo. Si no lo hace, Francia deberá suspender sus contribuciones al presupuesto de la UE. Es el momento de resistir", dijo.

Sarkozy ya había vacunado a la opinión pública contra la pérdida de la triple A, afirmando en diciembre que no era nada grave. Ayer, en el Elíseo, el presidente tuvo encerrado a su ministro de Economía, François Baroin, más de dos largas horas, so pretexto de una reunión con empresarios. Espacio durante el cual capciosos periodistas franceses fueron a buscar a la ministra del Presupuesto, Valérie Pécresse, conocida por sus patinazos. "Hoy Francia es un valor seguro, un país que puede reembolsar su deuda", afirmó.