Viernes, 13 de Enero de 2012

UGT y CCOO no se sienten concernidos por los plazos

El Gobierno insiste en marcar este fin de semana como límite para un pacto laboral

ANA REQUENA ·13/01/2012 - 22:00h

ANA REQUENA - La ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el presidente de la CEOE, Juan Rosell. EFE

Los ultimátum nunca han tenido buenos resultados cuando se trata de presionar a sindicatos y patronal para llegar a acuerdos. No obstante, el Gobierno aprieta a los agentes sociales para que apuren este fin de semana en un último intento de alcanzar un pacto sobre reforma laboral que, sin embargo, parece inviable. Los sindicatos insisten en que no se sienten concernidos por los plazos fijados por el Gobierno y siguen mostrando su disposición a negociar, aunque reconocen que las posturas están muy lejanas y las propuestas actuales de la patronal son ina-sumibles, según fuentes conocedoras de la negociación. De hecho, no hay previsto ningún encuentro en el más corto plazo.

UGT, CCOO y CEOE enviaron el martes a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, un documento que contenía varios acuerdos (sobre solución extrajudicial de conflictos, traslado de festivos, absentismo laboral y mutuas, y formación para el empleo) y constataba también los desacuerdos, precisamente en los asuntos que más parecen importar al Ejecutivo, los relacionados con contratación y despido. Las negociaciones cambiaron de rumbo radicalmente cuando, en el último momento, la patronal volvió a poner sobre la mesa sus propuestas más maximalistas, esto es, un contrato con despido mucho más barato que el actual y congelación salarial (o incluso crecimiento negativo de los sueldos) para los próximos años.

Para Saénz de Santamaría, el pacto logrado hasta ahora es "insuficiente"

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, calificó el acuerdo alcanzado de "insuficiente". "Es cierto que tienen este fin de semana para intentar fortalecer el acuerdo. De momento no parece haber acuerdo sobre temas troncales", insistió. Saénz de Santamaría señaló que el Gobierno tendrá en cuenta "la profundidad" de los acuerdos de los agentes sociales y que la propuesta del Ejecutivo se conocerá en breve. Este mismo lunes, el Gobierno analizará los frutos que ha dado la negociación entre los sindicatos y la patronal.

Tanto UGT como CCOO respondieron en un tono crítico a la urgencia mostrada una vez más por el Gobierno, más si cabe después de que el presidente de la CEOE, Juan Rosell, diera por cerrada la negociación este jueves. "Quien ha puesto plazos es el Gobierno, nunca nosotros. Para nosotros, este es un tiempo de negociación. Por otro lado, que alguien considere que el balance del estado de la negociación es insuficiente es algo que nos sorprende porque debería ser el Gobierno el que dijera qué es lo que quiere en reforma laboral, algo que no ha sucedido hasta ahora", señaló el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer.

Los sindicatos siguen dispuestos a negociar pero critican el ultimátum

El secretario de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, dejó claro que su organización mantiene una "absoluta disposición" para conseguir un acuerdo sobre reforma laboral, pero se mostró crítico con un plazo que considera insuficiente para pactar un acuerdo que incluya materias de tanta "enjundia" como la contratación o la negociación colectiva. Para Lezcano, el Gobierno también tiene que aclarar qué reforma laboral quiere.