Sábado, 14 de Enero de 2012

La resurrección del Hack a 'Shaq'

Howard va 39 veces a la línea de personal ante Golden State

ALBERTO CABELLO ·14/01/2012 - 10:45h

ALBERTO CABELLO - Dwight Howard entra a canasta. afp

La kriptonita de algunos de los mejores pívots de la historia de la NBA ha estado en el lanzamiento de tiros libres. Wilt Chamberlain acabó su carrera con un 51% de acierto, Shaquille O'Neal dejó las canchas con el 52 y Dwight Howard continúa su carrera en Orlando con menos del 60%. A lo largo de las décadas los entrenadores rivales no han dejado escapar este detalle y han asumido sin sonrojo la estrategia de hacer una falta tras otra a estos gigantes de muñeca de madera para recuperar la posesión del balón con una alta probabilidad de no encajar puntos. En los primeros años del siglo XXI se impuso el Hack a Shaq como método para derrotar a aquellos Lakers casi invencibles.

Shaquille O'Neal padeció durante varias temporadas esa estrategia

Howard, diez años después, ha sido el protagonista otra vez de esta polémica estrategia en el partido del jueves ante Golden State Warriors. En una táctica premeditada, el pívot de Orlando acabó con 39 tiros libres en el partido de los cuales anotó 21. A pesar de la estratagema del técnico Mark Jackson, su equipo acabó derrotado y la torre de los Magic con una de las mejores actuaciones de su carrera profesional: 45 puntos y 23 rebotes. Nadie ha lanzando tantas veces desde la línea de personal como él en la historia de la NBA. Chamberlain poseía la anterior plusmarca con 34 en un encuentro disputado en 1962 entre los Philadelphia Seventy Sixers y los Saint Louis Hawks.

El pívot de Orlando supera la plusmarca histórica de Wilt Chamberlain (34)

La nómina de entrenadores que han usado el hachazo indiscriminado contra un rival es cuantiosa. El primero en ejecutarla fue Don Nelson, luego llegaron Mike Dunleavy o Greg Popovich. La escena era cómica. Antes de que el equipo contrario pusiera el balón en juego, el matón a sueldo designado por el entrenador comenzaba a dar empujones y palmaditas al cándido objetivo hasta que el árbitro no tenía más remedio que pitar falta. Así, una y otra vez. Con este sistema Bubba Wells, jugador de los Mavericks, mantiene el récord de eliminación por faltas más rápida en la NBA. En tres minutos hizo seis faltas con el objetivo de que Dennis Rodman, otro del batallón de los torpes desde la línea del 4.60, regalara posesiones.

Ante sus bajos porcentajes, los rivales le hicieron faltas premeditadas

La primera derrota de Phil Jackson como entrenador de los Lakers en noviembre de 1999 llegó por un descarado Hack a Shaq contra O'Neal. Dunleavy, entrenador de Portland, ordenó a Jermaine O'Neal que saliera al campo con la orden estricta de golpear al pívot angelino. Una falta, otra, la tercera: Shaquille falla los seis tiros libres. Hubo una cuarta, pero entonces Shaquille explota y da un balonazo a su rival. Los árbitros le pitan técnica. Menos de un minuto después llega la quinta. Las protestas fueron tan airadas que los colegiados le señalaron la segunda técnica y lo expulsan del encuentro. Jermaine O'Neal cometió cinco faltas en cinco minutos; se fue al banquillo con las felicitaciones de su entrenador al ser sustituido por Arvydas Sabonis. Con Shaquille en el vestuario el pívot lituano se merendó a la defensa contraria. Los Blazers ganaron por 15 puntos a los Lakers.