Viernes, 13 de Enero de 2012

Investigan falsedad de estudio sobre beneficios cardíacos del vino

Reuters ·13/01/2012 - 16:49h

Por Ivan Oransky

Un investigador de la University of Connecticut que estudió la relación entre el envejecimiento y una sustancia del vino tinto inventó o falsificó más de 100 datos, según informó la universidad al poner en tela de juicio gran parte de sus investigaciones.

Dipak K. Das, que dirigió el Centro de Investigación Cardiovascular de la universidad, estudió el resveratrol, una sustancia a la que muchos científicos y empresas le atribuyeron la capacidad de retrasar el envejecimiento o mantenerse saludable con los años.

Sus hallazgos, según un informe de la University of Connecticut del 2007, incluían que "la pulpa de las uvas es tan saludable para el corazón como la piel, aunque las propiedades antioxidantes varían".

"Tenemos la responsabilidad de corregir los registros científicos e informar a los investigadores del país", indicó a través de un comunicado Philip Austin, vicepresidente interino para asuntos de salud de la universidad.

El centro académico informó que una denuncia anónima provocó una investigación en el 2008. Un informe de 60.000 páginas, cuyo resumen está disponible en inglés en http://bit.ly/xkyS4A, determinó la existencia de 145 datos inventados o falsificados.

También habrían intervenido otros miembros del laboratorio de Das que están bajo investigación, según se detalla en el informe.

La universidad "rechazó aceptar 890.000 dólares en subsidios federales otorgados" a Das, y comenzó el proceso de despido.

Enseguida, notificó a 11 revistas que habían publicado los estudios de Das y actuó en el caso junto con la Oficina Estadounidense de Etica en la Investigación, que revisa las inconductas de los beneficiarios de subsidios federales.

Las revistas incluyen Antioxidants & Redox Signaling, en la que Das era coeditor, y Journal of Agriculture and Food Chemistry.

Aunque muchos científicos no estaban convencidos de las bondades de resveratrol, suscitó mucho interés comercial.

GlaxoSmithKline compró Sirtris, una empresa que dedicó 720 millones de dólares a la investigación de la sustancia, pero luego suspendió el estudio de una versión farmacológica que imita su actividad con malos resultados.

Un fabricante de resveratrol (Longevinex) de Las Vegas promovió el trabajo de Das y hasta aparece en un video, donde asegura que el nutriente es la próxima aspirina.

En el 2002, Das participó también de la patente de otras sustancias de la piel de las uvas llamada proantocianidinas para prevenir y tratar trastornos cardíacos.

Otros científicos citaron 30 estudios de Das más de 100 veces cada uno, según el sitio Web of Knowledge, de Thomson Scientific. En el 2011, ganó un premio de la Asociación Internacional de Cardiólogos.

Aun así, un experto en envejecimiento aseguró que el impacto del fraude en el campo sería mínimo.

"Hay muchos investigadores que están estudiando el resveratrol. Eso no significa que sepamos toda la verdad, pero Roma no se construyó a partir del doctor Das", dijo el doctor Nir Barzilai, de la Facultad de Medicina Albert Einstein.

Das, que no estuvo disponible para hacer comentarios, había escrito en una carta del 2010 a las autoridades de la universidad que la investigación era una "conspiración" en su contra. Los estudios "los repitieron muchos científicos del mundo", había asegurado.

"Dado el elevado nivel de estrés vivido en los últimos meses en mi sitio de trabajo, sufrí un accidente cerebrovascular (ACV) por el que estoy bajo tratamiento", escribió en otra carta.