Viernes, 13 de Enero de 2012

Casillas avisa: "A Messi se le puede parar"

El portero del Madrid, listo para los clásicos de Copa, los dos próximos miércoles a las 22.00 h

A. V. ·13/01/2012 - 06:44h

Un día fue Etoo quien, antes de marchar al Inter en 2009, totalizó ocho goles frente a Casillas. El heredero fue Messi. Aquella oferta lo estimuló a fondo. El argentino suma 16 partidos frente al Madrid y 13 goles, repartidos de forma casi unánime: siete en el Bernabéu y seis en el Camp Nou. Casillas es el hombre que ha recogido todos esos balones de la red. Ante esos datos, el portero no tolera el pesimismo. "No sólo me ha metido goles", avisa de cara a la próxima eliminatoria de Copa. "También le he parado alguna". El optimismo siempre encuentra motivo. "La vida cambia de un día para otro".

Los datos, en cualquier caso, son terribles. La leyenda de Messi frente a Casillas empezó con Guardiola de entrenador. Despegó, como nunca, en aquel 2-6 de mayo de 2009. Etoo entregó la herencia a Messi. El delantero hizo dos goles que sentenciaron aquella Liga y segaron la continuidad de Juande Ramos de entrenador. Dio igual. Desde entonces, la defensa del Madrid no ha reparado la hemorragia. Casillas sigue encajando goles, los que Messi marca y facilita. En Liga, Copa, Champions o Supercopa. Y el peligro continúa. Messi avisó el lunes cuando recogió el Balón de Oro, donde ejerció su derecho a continuar ganando. "No estoy saciado de títulos". Ante ese amenaza, Iker no ha modificado su costumbre. La ansiedad no le pertenece. "Lo importante es no obsesionarse", declaró ayer en un acto publicitario, en el que presentó sus nuevos guantes. De paso, inauguró la nueva eliminatoria de Copa. Una cosa que ya palpita en su cerebro. "La clave para ganar es la constancia del grupo", insistió.

Casillas ha aprendido a convivir con la leyenda. Su biografía es el ejemplo. "De pequeño, veía a Zenga, Van der Sar, Smeichel o Buffon. Quería ser como ellos". Hoy, que lo logró, acepta el desafío. "El público del Bernabéu es exigente, y eso es bueno". Otra cosa es que vea brujas donde dice que no las hay. "Yo no he oído pitos contra Cristiano en nuestro estadio. Al contrario. El primer día que llegó fue capaz de llenar el campo y es lógico que, al ser uno de los dos o tres mejores del mundo, se le pueda exigir".