Jueves, 12 de Enero de 2012

Garzón detalla al juez el origen de los 160.000 dólares que cobró en Nueva York

El magistrado no logra retrasar el juicio de las escuchas de la 'Gürtel'

ÁNGELES VÁZQUEZ ·12/01/2012 - 05:12h

ÁNGEL NAVARRETE - El juez Baltasar Garzón, a su llegada al Tribunal Supremo el pasado 14 de diciembre.-

Cinco días después de declarar por segunda vez ante el magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena en el caso de los cobros de Nueva York, el juez Baltasar Garzón presentó ayer un escrito en el que, a lo largo de 43 páginas, detalla los ingresos que recibió durante su estancia en Nueva York. Asegura que de la universidad percibió una cantidad global de 160.333 dólares entre marzo de 2005 y junio de 2006 por los cursos que impartió; cursos que fueron patrocinados, entre otros, por Cepsa, Endesa, BBVA, Telefónica y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El escrito solicita a Marchena que tome declaración del director de la sucursal bancaria de Garzón, "por si cupiera todavía alguna duda sobre el hecho cierto de que el investigado disponía en Nueva York de una única cuenta en Citibank". El escrito reproduce los boletos de depósito y los cheques por los que el 14 de diciembre fue interrogado por Marchena. Uno de ellos, por importe de 7.413 dólares, más un cheque de 209, procede del Tesoro de Estados Unidos por devolución tributaria.

Pide una comisión rogatoria para probar que sólo tuvo una cuenta en Citibank

También propone que se curse una comisión rogatoria a Estados Unidos para solicitar al Centro de Derecho y Seguridad, de la facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, "los justificantes de la aplicación de los patrocinios" de los cursos Terrorismo y Seguridad: coordinación y cooperación, para desmentir las afirmaciones realizadas por el instructor, Manuel Marchena, que en varias resoluciones ha afirmado que Garzón dirigió comunicaciones a directivos de empresas, "prevaliéndose de su cargo de juez".

Y quiere que declare la directora de la Universidad de Nueva Yor, Jo Labanyi, y que un perito explique la traducción concreta de los términos académicos que utiliza el centro universitario, según la cual, Garzón ejerció la dirección del curso sobre terrorismo como senior fellow, que sería "distinguido profesor visitante", según la traducción que aporta el propio escrito.

Retribución y escolarización

Rechazada la impugnación de Varela y el intento de apartar a Marchena

Esa actividad fue el núcleo principal de la que desarrolló en el Centro de Derecho y Seguridad. Simultáneamente fue titular de la Cátedra Rey Juan Carlos I de España de Cultura y Civilización Españolas del Centro Rey Juan Carlos sin ejercer labores docentes. Así participó en Diálogos Transatlánticos y Seguridad Jurídica, que patrocinó el Santander con 327.000 euros.

Según Garzón, la documentación aportada por la directora adjunta del Centro Rey Juan Carlos I Laura Turégano demuestra que dicha suma se destinó "íntegra a los gastos derivados de tales cursos". Por esta actividad Garzón no recibió remuneración en metálico, pero se le compensó con los gastos de escolarización de su hija y con viajes.

Garzón "no obtuvo, ni administró, ni percibió suma alguna, ni en efectivo ni en especie por su intervención en los eventos, proyectos, publicaciones y docencia, al margen de los honorarios fijos y mensuales pactados, previamente, al inicio del proyecto Terrorismo, Seguridad y Cooperación", alega.

El escrito presentado por la defensa, que en esta causa ejerce Enrique Molina, es muy crítico con el informe pericial de los guardias civiles que examinaron las cuentas del magistrado. Llega a decir que "la identificación que realizan los informantes de la Guardia Civil del supuesto número de cuenta alternativo (que les hizo pensar que había dos cuentas en Estados Unidos), produciría el sonrojo de cualquier economista".

Otro ejemplo de los errores que atribuye a los peritos es el ingreso de 330.480 euros en una cuenta que dicen que está a nombre de la esposa de Garzón, cuando el titular es el juez. Además, no detallaron el origen del ingreso, pese a que figura en su declaración de 2005, por el libro Un mundo sin miedo y el premio de la Academia de las Artes de París.

También señala que la comunicación de cuentas en el extranjero al Banco de España (Marchena pareció reprocharle a Garzón que no lo hubiera hecho con la de Citibank) sólo es obligatoria "a los exclusivos efectos de la exportación e importación de capitales del territorio español", no cuando los ingresos proceden del país donde se abrió.

"Finalidad entorpecedora"

Mientras se conocía la última iniciativa de la defensa en el caso de los cobros de Nueva York, el Tribunal Supremo rechazaba de plano, por "extemporánea", la recusación presentada por Garzón contra Luciano Varela y el Tribunal Constitucional, el recurso de amparo con el que intentaba impedir que el instructor de esa causa le juzgará en las escuchas de la Gürtel.

El Supremo afirma que la ley prevé rechazar una recusación "cuando se emplee con una finalidad meramente dilatoria o entorpecedora de la marcha ordinaria del proceso". El juicio de las escuchas está previsto que comience la próxima semana.

El auto, además, argumenta que la defensa no aporta datos sobre la manifestaciones "descalificadoras" que atribuye a Varela, y destaca que habrían sido pronunciadas "en privado en el curso de una conversación informal ante otros compañeros de la Sala", por lo que no podrían utilizarse "como una expresión pública de un posicionamiento previo respecto de una persona o hechos". La defensa proponía como prueba el testimonio del magistrado del Supremo ya jubilado Siro García.

Y el Constitucional rechazó ayer el recurso de amparo presentado por Garzón. No es que no haya acogido su pretensión de que suspendiera cautelarmente el auto que rechazó apartar a Marchena del próximo juicio de las escuchas, sino que no ha admitido a trámite el propio recurso en sí, por no haberse agotado la vía judicial ordinaria.