Miércoles, 11 de Enero de 2012

La Academia da la bienvenida a Almodóvar

El thriller 'La piel que habito' se convierte en la película favorita con 16 nominaciones. Compite con 'Blackthorn', 'No habrá paz para los malvados' y 'Eva'

PAULA CORROTO ·11/01/2012 - 06:30h

Pedro Almodóvar, el pasado noviembre, en la gala de homenaje del MoMA de Nueva York. EFE

La noche del 14 de febrero de 2010, Álex de la Iglesia, entonces director de la Academia de Cine, obró el milagro. En el último minuto de la gala de los premios Goya de aquel año, un sonriente y casi majestuoso Pedro Almodóvar salía a escena para sellar, por fin, sus desavenencias con los académicos después de agrios desprecios. Momentazo televisivo. Aplausos, sonrisas y toda la industria del cine puesta en pie, incluida Ángeles González-Sinde, ministra de Cultura en aquella época. Un San Valentín redondo.

Ayer, aquel abrazo del cineasta manchego fue correspondido por la Academia que ahora dirige Enrique González Macho con 16 candidaturas para La piel que habito en la gala de los Premios Goya que se celebrará el 19 de febrero en el Palacio de Congresos de Madrid. "Esto es una bienvenida generosa. Con nuestra vuelta dábamos todo por superado y creo que la situación ya estaba normalizada. Además, la Academia ha cambiado mucho en los últimos años", resumió su hermano Agustín con satisfacción.

Horas después, en declaraciones a la agencia Efe, el propio Pedro, que ayer se encontraba en Nueva York, aceptaba la mano tendida de la Academia: "En mi ánimo está ir a los Goya, como dicen los católicos, Dios mediante. Considerando que estamos en un periodo de reconciliación, lo adecuado es ir, porque además está todo el equipo nominado y es un modo de acompañarles", señaló, aunque dejó la puerta abierta: "En el último momento lo determinará si tengo o no dolor de cabeza".

"En mi ánimo está ir a los Goya, Dios mediante", afirmó Pedro Almodóvar

No obstante, a pesar de partir como favorito, Almodóvar tendrá reñidos oponentes: No habrá paz para los malvados, el thriller de extrarradio madrileño de Enrique Urbizu parte con 14 nominaciones; la futurista Eva, del novel Kike Maillo (una de las grande sorpresas en las nominaciones), con 12; y Blackthorn. Sin destino, el western de Mateo Gil, con diez. Además, en las categorías de mejor película y mejor director, el manchego se enfrentará a Benito Zambrano, nominado por el drama de posguerra La voz dormida. Con razón, Agustín Almodóvar echó ayer balones fuera: "Ser favorito es lo peor que le puede pasar a una película".

Estas nominaciones después del terremoto de la ley Sinde, la dimisión de Álex de la Iglesia y la nueva ejecutiva en la Academia, suponen también un afianzamiento del cine de género en España. "Es lo bonito del cine español, que haya variedad y que haya películas para todos los gustos, desde un drama histórico a un thriller", afirmó Zambrano. O hasta una peli del Oeste rodada en Bolivia firmada por un andaluz.

'Blackthorn'y 'La voz dormida' volverán al cine con 300 nuevas copias

A pesar de tener hasta cuatro Goyas en su haber como guionista por Ágora, El método, Mar adentro y el corto Dime que yo, Mateo Gil, responsable de Blackthorn (interpretada por Eduardo Noriega y Sam Shepard) le usurpó ayer el papel a su amigo Alejandro Amenábar en las quinielas. "Todos los que hicimos esta película estamos muy orgullosos, pero ¡no esperábamos esto!", señaló eufórico. Gil recordó, además, que le había entristecido que el filme no hubiese funcionado demasiado bien en taquilla: "Me dio pena. Los premios nos reafirman, así que me alegraría mucho por la distribuidora que esto supusiera un impulso". De momento, como La voz dormida, volverá a los cines con 300 nuevas copias.

Otra de las grandes revelaciones por su género cinematográfico es Eva, la cinta de ciencia ficción de Kike Maillo,

que, además, está nominado a mejor director novel. El actor Lluís Homar, candidato por primera vez a un premio Goya, no ocultó su satisfacción por su actuación en esta película: "Estoy muy contento. Ya estaba preparado para no salir. Lo hubiera deseado en otras ocasiones, pero ha sido ahora, haciendo de robot", apuntó con humor. También se acordó de su amigo José Coronado, que competirá en la categoría de mejor actor. "Me alegro especialmente por él. Somos de la misma quinta y es un actorazo. A veces se tarda en que te nominen, pero todo tiene sus razones", manifestó enigmático.

Grandes ausentes

Además de estas nominaciones, entre las candidaturas hubo también grandes olvidadas. Homar señaló particularmente No tengas miedo, de Montxo Armendáriz, la cruda cinta sobre abusos sexuales a menores. "Es un tipo de película indispensable y que dignifica mucho nuestro trabajo", manifestó Homar. Mateo Gil echó de menos el filme de suspense y terror Mientras duermes, de Jaume Balagueró, a pesar de que cuenta con la candidatura de Luis Tosar a mejor actor.

Los grandes ausentes son ‘Torrente’ y Álex de la Iglesia

Dos nominaciones se ha llevado también la última de Álex de la Iglesia, La chispa de la vida, que se estrena este viernes. Curiosamente, una ha recaído en Salma Hayek, que competirá en la categoría de mejor interpretación femenina protagonista. Otra de las agraviadas es Icíar Bollaín, que si bien el año pasado arrasaba en candidaturas con También la lluvia, con Katmandú (su estreno está previsto para el 3 de febrero) se ha quedado en apenas dos nominaciones (mejor actriz para Verónica Echegui y mejor guión adaptado).

No obstante, ayer la gran sorpresa fue la absoluta exclusión de Torrente IV. Lethal crisis, de Santiago Segura. El equipo de la película más taquillera en España del año pasado -2,64 millones de espectadores y 19,6 millones de euros de recaudación- no olerá la alfombra roja ni con efectos 3D.

Los datos conseguidos por el burdo Torrente no esconden, sin embargo, que 2011 tampoco fue un buen año para el cine español. De hecho, excepto la apabullante e internacional La piel que habito, la mayoría de las grandes nominadas han pasado casi de refilón por los cines. Así lo recordó Benito Zambrano: "Algo está pasando y el cine también se está resistiendo. Y es una pena porque hay muy buena cosecha. Lo que pasa es que los políticos nos están metiendo tanto miedo con el consumo que al final nos vamos a quedar paralizados", recalcó. Las nominaciones son, por tanto, una buena oportunidad para volver a la gran pantalla y disfrutar de algunas alegrías como Midnight in Paris (mejor guión para Woody Allen) o Arrugas, la adaptación del cómic de Paco Roca que se ha colado con dos candidaturas.