Miércoles, 11 de Enero de 2012

Las empresas presionan a Rajoy para privatizar los aeropuertos

Las constructoras quieren desterrar el modelo anterior. Piden una gran rebaja del pago de entrada de 5.300 millones de Barajas y El Prat porque "no es financiable"

 

SUSANA R. ARENES ·11/01/2012 - 09:18h

EFE - Dos viajeros en el aeropuerto de Barajas.

El anterior Gobierno suspendió la privatización de la gestión de los aeropuertos de Barajas y de El Prat por temor a un fracaso y ahora le toca a Mariano Rajoy decidir cómo lo retoma. Las constructoras ya han lanzado mensajes al nuevo Ejecutivo para intentar desterrar el modelo propuesto por el equipo de José Luis Rodríguez Zapatero. Están presionando para que, como mínimo, hacerse con la gestión de estas dos joyas de la corona les resulte más barato o, como máximo, para que el PP decida una privatización total, que incluya la mayoría de los aeropuertos rentables.

Las empresas ya han transmitido al equipo de Rajoy que el modelo, tal como estaba planteado, "no es financiable" porque las entidades financieras no les prestan el dinero necesario, señalan fuentes del sector. El proceso estaba fijado para que las constructoras españolas y extranjeras presentaran sus ofertas el pasado 31 de octubre. Antes de que llegara el plazo, el anterior Gobierno decidió aplazar tres meses esta presentación, que ahora expira el 31 de enero, esto es, en algo más de dos semanas. Algunos de los consorcios interesados amenazaron con no presentarse.

Fomento dice que decidirá "en próximos días" si rediseña el modelo

Las propuestas tenían que ofrecer una cantidad fija de entrada, de 3.700 millones de euros por Barajas y de 1.600 millones por El Prat para quedarse con la gestión de los aeródromos durante un máximo de 25 años. Además, debían presentar un canon anual de 150 millones de euros por el aeropuerto madrileño y de 80 por el barcelonés o bien ceder el 20% de la facturación de cada año. En total, esto significaba que el Estado iba a recibir este año 5.500 millones que iban a permitir aliviar los compromisos de déficit por la vía de aumentar los ingresos en un año clave.

Siete consorcios

Antes de que el exministro de Fomento, José Blanco, anunciara en octubre el retraso en tres meses para la presentación de ofertas por Barajas y El Prat, había siete consorcios interesado formados por las constructoras y empresas de infraestructuras españolas Abertis, Ferrovial, FCC, Acciona y San José, además de las compañías de aeropuertos Aéroports de Paris y la india GMR.

Hay posibilidad de que se vendan por paquetes casi todos los aeródromos

Este procedimiento ahora está en el aire. La actual ministra de Fomento, Ana Pastor, no se ha pronunciado sobre la cuestión. Sí lo hizo ayer el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Rafael Catalá, ante los periodistas que cubrieron la toma de posesión de varios altos cargos del Ministerio. Catalá fue poco concreto, pero anunció que el Gobierno decidirá "en los próximos días" el modelo adecuado para los aeropuertos. No quiso dar pistas al decir que el Ejecutivo deberá decidir "si continúa con la previsión de las concesiones" administrativas del concurso decidido por el anterior Gabinete "o si se rediseña". Si bien, aseguró que el plazo del 31 de enero para la presentación de ofertas para Barajas y El Prat "se mantiene".

A algo más de dos semanas del plazo, el mercado no se mueve para cerrar esas propuestas.

Al margen, Catalá señaló que Fomento tiene "margen" para evitar la quiebra de autopistas, como las radiales de Madrid y que no se harán "rescisiones" de contratos a constructoras, pero sí se rediseñarán los pagos comprometidos anualmente.

Privatización total

Antes de llegar al poder, el PP criticó abiertamente el proceso de ceder la gestión de los aeropuertos de Barajas y de El Prat a empresas privadas y vio con buenos ojos una privatización total, lo que significa que el Estado deja de ser el propietario. Esta última opción está muy bien considerada entre las empresas, ya que así pueden obtener una mayor rentabilidad. También puede atraer a nuevos inversores y el PP está buscando aumentar los ingresos urgentemente para aliviar la presión de bajar el déficit.

Sobre la mesa está la opción de que se venda la mayoría de los aeropuertos haciendo paquetes en los que haya aeródromos rentables y otros no rentables. De los 47 aeropuertos, sólo seis lo son.