Martes, 10 de Enero de 2012

Las vitaminas B refuerzan levemente la memoria

Reuters ·10/01/2012 - 21:13h

Por Kerry Grens

Los adultos mayores que usan suplementos con vitamina B12 y ácido fólico durante dos años rinden mejor en los tests de memoria de corto y largo plazo que los que no toman esos complementos, demostró un estudio en Australia.

Los beneficios son leves, pero alentadores, porque muestran que las vitaminas "tendrían un papel importante en la promoción del envejecimiento saludable, el bienestar mental y un buen funcionamiento cognitivo durante mucho más tiempo", comentó por e-mail Janine Walker, autora principal del estudio e investigadora de la Universidad Nacional de Australia.

El equipo les indicó a más de 700 personas, de entre 60 y 74 años, tomar una píldora diaria de ácido fólico y vitamina B12 o placebo. Todos tenían signos de depresión, pero no depresión clínica.

La dosis de vitamina incluyó 400 microgramo (mcg) de ácido fólico y 100 mcg de vitamina B12. Los participantes ignoraban qué píldora tomaban.

"Los adultos mayores con síntomas depresivos son una cohorte importante para tratar debido a que la depresión a esa edad está asociada con un mayor riesgo de deterioro cognitivo", aclaró Walker.

A los 12 meses, el equipo no observó diferencias entre los grupos en los resultados de los tests de funciones cognitivas, incluida la memoria, la atención y la velocidad.

Pero dos años después, los usuarios de las vitaminas tuvieron un mejor rendimiento en los tests de memoria, aunque la diferencia con el otro grupo fue pequeña, publicó American Journal of Clinical Nutrition.

En un test de memoria de corto plazo, los usuarios del placebo mejoraron su puntuación de 5,2 a 5,5 en dos años, mientras que los usuarios de las vitaminas lo hicieron de 5,16 a 5,6.

Joshua Miller, profesor de University of California, Davis, consideró difícil traducir esa mejoría en beneficios cotidianos.

"Puede o no tener un efecto en una persona, pero en el nivel poblacional, un pequeño aumento de la función cognitiva puede tener efectos concretos en el funcionamiento de una población y los costos de atención", dijo.

Es posible que ciertos subgrupos obtengan más beneficios que otros del ácido fólico y la vitamina B12, observó. "El próximo paso debería ser estudiar el grupo que más se beneficiaría con esto", aseguró Miller, que no participó del estudio.

Por su parte, Walker aclaró que todavía se desconoce cómo las vitaminas reforzarían el funcionamiento cerebral, aunque no todos los estudios coinciden en sus beneficios.

Una hipótesis es que las vitaminas reducen los niveles corporales de una molécula llamada homocisteína, que está asociada con la enfermedad cardiovascular y el deterioro cognitivo.

El organismo utiliza la homocisteína para formar proteínas, pero altos niveles en la sangre están asociados con la aparición de la enfermedad coronaria, que, a la vez, está relacionada con el deterioro mental.

Entonces, al controlar la homocisteína, se podría reducir quizás el riesgo cardiovascular de una persona y mejorar su rendimiento cognitivo.

Una prueba reciente para determinar cómo el ácido fólico influye en la enfermedad cardiovascular reveló que en las personas con altos niveles de homocisteína, la vitamina no logró prevenir el estrechamiento de las arterias.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 14 de diciembre del 2011.