Martes, 10 de Enero de 2012

El papa insiste en que las bodas gays amenazan a la humanidad

En su discurso anual a los embajadores clama por los derechos de los católicos, pero se olvida de los de los homosexuales

PÚBLICO.ES ·10/01/2012 - 14:53h

EFE/Carlo Ferraro - Benedicto XVI en una imagen de archivo.

Benedicto XVI condenó ayer el matrimonio entre personas del mismo sexo durante su tradicional discurso ante el cuerpo diplomático en el Vaticano. Para el papa, las bodas entre homosexuales suponen una amenaza para la humanidad y aunque no se refirió a ello literalmente, no dejó lugar a dudas con sus palabras.

"Más allá de que el conducir a los jóvenes a un conocimiento pleno de la realidad sea un objetivo claro, la educación necesita un contexto. Entre ellos está, sobre todo, la familia, fundad sobre el matrimonio de un hombre y una mujer. No se trata de una mera convención social, sino la célula fundamental de toda sociedad. Por lo tanto, las políticas que dañan a la familia amenazan la dignidad humana y el futuro mismo de la humanidad", dijo.

A esta reflexión le siguió la condena al aborto y a las políticas sobre el tema de determinados países occidentales sustentadas "por motivos de conveniencia o motivos médicos discutibles". 

Resultan curiosas y llenas de contradicción una vez más las reivindicaciones del pontífice cuando justo unos minutos antes, en referencia, eso sí, a las protestas sociales que recorrieron el mundo árabe en 2011, reclamó que "el respeto a la persona debe estar en el centro de las instituciones y las leyes y debe conducir al cese de cualquier tipo de violencia".

También, porque Benedicto XVI se refirió posteriormente a la libertad religiosa, como "el primero de los derechos humanos y que con  frecuencia es limitado o ridiculizado [...] En un número considerable de países los cristianos están siendo privados de sus derechos fundamentales y están siendo aislados de la vida pública".

"En otras partes del mundo -continuó- se dan políticas que marginan a la religión de la vida social, como si fuera una fuente de intolerancia, en lugar de una contribución a la educación y el respeto de la dignidad humana, la justicia y la paz".

Noticias Relacionadas