Lunes, 9 de Enero de 2012

El intento de suicidio de un fiscal polaco aviva la teoría conspirativa

Un fiscal militar polaco que investigaba el accidente de Lech Kaczynski trató de quitarse la vida disparándose en la cabeza. Su vida no corre peligro

PIOTR KOWALSKI ·09/01/2012 - 14:52h

Un fiscal militar de Poznan que investiga el accidente aéreo que tuvo lugar en Smolensk, en el que murieron el presidente polaco Lech Kaczynski y otros 95 representantes del Estado, intentó ayer quitarse la vida durante una rueda de prensa.

El coronel Mikolaj Przybyl había recibido a un grupo de periodistas en su oficina para comentar un asunto sobre presuntas escuchas telefónicas ilegales a unos colegas que están investigando la colisión del avión en la ciudad rusa.

El alto mando, que ha sido acusado de haber infringido la ley en este caso, negó las imputaciones y denunció la corrupción y la existencia de "delitos económicos organizados" en el seno de las Fuerzas Armadas polacas. Según explicaron algunos de los presentes, Przybyl interrumpió el acto y les pidió que salieran un momento del despacho. Entonces, oyeron una detonación y, al regresar a la oficina, encontraron al militar tumbado en el suelo, inconsciente y con la cabeza ensangrentada.

Tras ingresar en un hospital de Poznan, su director aseguró que no corría peligro. Pero su intento de suicidio podría reavivar la polémica sobre las causas de la tragedia de Smolensk. El partido Ley y Justicia (PiS), del derechista radical Jaroslaw Kaczynski, hermano gemelo del difunto presidente, pone en duda que se debiese a un error del piloto, como sostiene la investigación, y acusa veladamente a Rusia de estar detrás.

El PiS, convencido de que los servicios secretos rusos derribaron el avión porque Kaczynski era crítico con Moscú y por tanto un político molesto para sus intereses, acusa al primer ministro polaco, Donald Tusk, de esconder la verdad.