Sábado, 7 de Enero de 2012

Otra goleada de fogueo

El Madrid tumba a un digno Granada a base de puntuales apariciones de sus figuras. Marcan Benzema (2), Ramos, Higuaín y Cristiano

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·07/01/2012 - 22:00h

Cinco fogonazos, otras tantas apariciones letales de Benzema (2), Ramos, Higuaín y Cristiano le bastaron al Madrid para tumbar a un orgulloso y aseado Granada. Fue más el ruido del marcador que el relumbrón del juego, pero tras la bronca copera, nada mejor que un puñado de goles para apagar los rescoldos de una incipiente hoguera en el vestuario blanco.

A este Madrid no se le puede pedir fútbol de salón porque lo suyo es fútbol de mina. Oscuro, entrecortado y explosivo. Pura dinamita. Riesgo máximo para el rival y para sí mismo. Demoledor cuando sus jugadores detonan la calidad que portan en sus botas; decepcionante en los lapsos más o menos amplios de tiempo durante los cuales son incapaces de encontrar los mecanismos de conexión necesarios para encender la mecha.

Fiel a su manual, el grupo de Mourinho apareció brioso, como dispuesto a reivindicar casta frente a las duras acusaciones de apatía aventadas públicamente hace cuatro días por su entrenador. A empujones, de forma deslabazada pero poderosa, amedrentó al Granada a base de apresurados arreones. Con Higuaín y Benzema en el campo, acompañados por Özil y Cristiano, la movilidad fue el mejor, y casi único, argumento de tan excepcional cuarteto. De hecho, el primer gol nació de una combinación entre el portugués y el alemán, rematada por el proverbial estado de inspiración en el que habita el francés.

Amén de la estrella que adorna a Benzema en lo que va de temporada, la mejor noticia para el Madrid este sábado fue la aparición de Özil en momentos decisivos. Muy lejos aún de aquel prodigioso zurdo que enamoró al Bernabéu el año pasado, de las botas del germano nacieron tres goles y su presencia fue una amenaza intermitente para la zaga andaluza.

El encuentro lo decidieron las defensas. Para mal. Primero la del Madrid, que permitió soñar al Granada durante 12 minutos. No sólo porque Marcelo abrió una autopista por la que circuló Uche para servir el empate a Mikel Rico, sino porque después todo el entramado de contención blanco sufrió un preocupante colapso que recordó lo sucedido en Copa ante el Málaga. Casillas sacó una mano rasante salvadora y luego Ramos redimió en parte a sus compañeros de línea con el cabezazo del 2-1.

Al conjunto de Fabri le duró la esperanza lo que tardó el árbitro en pitar el descanso. Fuese una mal entendida satisfacción por la buena primera parte o el obligado retorno del Madrid en modo vendaval, lo cierto es que en cinco minutos Higuaín y Benzema liquidaron la noche.

Lo que vino a continuación es lo de siempre. Un equipo, el Granada, noqueado y sin fe; otro, el Madrid, con tres valiosos puntos en el zurrón y sin nada que rascar. Si acaso, brindar una alegría simbólica a Cristiano, de nuevo perdido en la mediocridad.

Cuando falta fluidez en ataques y contraataques, el portugués se diluye y se ve ensombrecido por la figura de Benzema. En situaciones enrededas es mucho más vistosa y eficaz la calidad del francés que la veloz potencia de Cristiano. Él lo sabe, no es sordo, y los murmullos y silbidos de cierta parte de la grada volvieron a herirle el orgullo. Por eso, cuando marcó otro tanto inútil, el quinto y último, no sonrió. Ni siquiera lo celebró. A un pistolero como el luso no le llenan los goles de fogueo.

 

Ficha técnica

5 - Real Madrid: Casillas; Lass, Ramos, Varane, Marcelo; Xabi Alonso, Khedira; Özil (Kaká, m.67), Benzema (Callejón, m.53), Cristiano Ronaldo e Higuaín (Altintop, m.83).

1 - Granada: Roberto; Nyom, Íñigo López, Diakhaté, Siqueira; Mikel Rico, Yebda (Fran Rico, m.62), Martins (Abel Gómez, m.77); Uche, Dani Benítez e Ighalo (Alex Geijo, m.66).

Goles: 1-0, m.20: Benzemá. 1-1, m.22: Mikel Rico. 2-1, m.34: Sergio Ramos. 3-1, m.46: Higuaín; 4-1, m.51: Benzema; 5-1, m.90: Cristiano Ronaldo.

Árbitro: César Muñiz Fernández, del Comité Asturiano. Mostró tarjeta amarilla a Roberto (m.24), a Higuaín (m.60)

Incidencias: encuentro de la decimoctava jornada de Liga disputado en el estadio Santiago Bernabeu ante unos 78.000 espectadores.