Jueves, 5 de Enero de 2012

Obama moderniza el Pentágono reduciendo sus efectivos militares

El presupuesto de Defensa de EEUU seguirá siendo mayor que la suma del gasto de las diez potencias siguientes

ISABEL PIQUER ·05/01/2012 - 21:00h

El presidente de EEUU desciende del helicóptero Marine One' en los jardines de la Casa Blanca, este miércoles. MICHAEL REYNOLDS / efe

Nuevos objetivos, nueva austeridad, nuevo Pentágono. Barack Obama anunció este jueves que reducirá el número de sus tropas, reorientará su estrategia global mirando al Pacífico (léase China) y modernizará su Ejército para combatir las guerras del siglo XXI con menos soldados y menos medios.

En una breve comparecencia en la sala de prensa del Pentágono, la primera de un presidente estadounidense, Obama aseguró que los recortes no mermarán el poderío militar de EEUU. "Podemos mantener una fuerza militar importante para garantizar la seguridad de nuestro país", enfatizó Obama al recordar que el presupuesto de Defensa de Washington seguirá siendo mayor que la suma de los diez países que siguen a Estados Unidos en gastos bélicos.

Cambia su prioridad geopolítica hacia el Pacífico ante el auge militar chino

"Este es un cambio histórico hacia el futuro", añadió el secretario de Defensa, Leon Panetta, al que le tocará la ingrata tarea de implementar los cambios: "una nueva etapa tras una década de guerra" que se inicia después de la retirada de Irak, ante "los progresos continuos" pero "difíciles" en Afganistán, la conclusión de la operación de la OTAN en Libia y los "esfuerzos antiterroristas que han debilitado a Al Qaeda".

Estados Unidos, insistió Panetta, podrá seguir haciendo frente a "retos de seguridad complejos" creados por estados como Irán y Corea del Norte y por "los recientes acontecimientos en Oriente Próximo", donde seguirá respaldando los "esfuerzos democráticos".

Washington cambia sus prioridades geopolíticas. Se centrará muy especialmente en el Pacífico, donde considera que están "los mayores retos". El cambio hacia Asia se debe a la creciente preocupación del Pentágono ante las ambiciones militares de China. "La presencia en Europa se adaptará y evolucionará en función de las prioridades a las que nos enfrentemos en otras partes del mundo", anunció el responsable de Defensa.

"El gasto de Defensa debe responder a una estrategia, y no al revés", dice Obama

El Pentágono podrá "actuar en varios escenarios a la vez", pero ya no emprenderá operaciones de gran envergadura. Privilegiará el uso de fuerzas especiales que podrán desplegarse en cualquier momento, armas como aviones teledirigidos (que tan eficaces han sido para eliminar la cúpula de Al Qaeda) y pondrá especial énfasis en anticipar y combatir ataques en el ciberespacio.

"Como fuerza global, nuestros militares jamás estarán haciendo sólo una cosa", añadió Panetta. "Nuestras Fuerzas Armadas serán responsables de una gama de misiones y actividades en todo el planeta, de alcance, duración y prioridad estratégica variadas". "Esto realza la necesidad de fuerzas flexibles y adaptables que puedan responder rápida y eficazmente a una variedad de contingencias y adversarios potenciales", sostuvo el responsable de Defensa.

Los recortes se deben tanto a los cambios estratégicos en el panorama bélico como a los problemas del "déficit y la deuda", que han obligado a ajustar las cuentas del Gobierno y acelerado la decisión. "La crisis fiscal nos ha obligado a hacer estos cambios ahora", reconoció Panetta.

Obama y el Congreso ya acordaron el pasado verano reducir el presupuesto del Pentágono en 450.000 millones de dólares en diez años, después de una década de crecimiento continuo. También acordaron, tras el durísimo enfrentamiento sobre la deuda que puso a EEUU al borde de la suspensión de pagos, que si los congresistas no llegaban a recortar más gastos, implementarían recortes radicales por otros 500.000 millones de dólares dentro de un año, algo que tanto demócratas como republicanos esperan evitar.

La presentación de este jueves es sólo un anticipo. No hay detalles concretos de cómo afectará específicamente a las tropas. Se estima que el Ejército y la Marina podrían ver sus efectivos reducidos de un 10% a un 15% los próximos diez años. El Pentágono ya anunció hace un año que los Marines recortarían de 15.000 a 20.000 efectivos de aquí a 2015. Hoy cuenta con 200.000 miembros en activo (frente a los 175.000 de 2007). El Ejército, con 565.000 soldados, también vería sus tropas mermar en los próximos tres años.

Fin de una década de guerras

El presupuesto anual de "Defensa" de EEUU (que incluye no sólo el gasto militar sino también el espionaje, la investigación de armamentos y programas nucleares bajo el Departamento de Energía), creció desde unos 300.000 millones de dólares en 2000 a más de 700.000 millones de dólares en el periodo fiscal 2012. Dentro de ese gasto, casi el 20% ha correspondido a las guerras en Afganistán e Irak, emprendidas al tiempo que el Gobierno de Bush recortaba los impuestos, de manera que la financiación se ha hecho a costa de engrosar la deuda nacional. El Pentágono encara ahora reducciones de entre 400.000 millones y un billón de dólares durante la próxima década.

"Ahora que pasamos la página de una década de guerras tenemos que poner en orden nuestro fisco", argumentó el presidente.

"El tamaño y la estructura de nuestras Fuerzas Armadas y de nuestro presupuesto militar tienen que responder a una estrategia, y no al revés", concluyó Obama.