Viernes, 6 de Enero de 2012

Los barones del PSOE se refugian en la neutralidad para salvar su futuro

La renovación de sus cargos tras el 38º Congreso acentúa el temor a equivocarse de candidato

G. LÓPEZ ALBA ·06/01/2012 - 08:00h

G. LÓPEZ ALBA - Lissavetzky, Barreda y Gómez (de izquierda a derecha), durante el acto de postulación de Alfredo Pérez Rubalcaba. EFE

Nadar y guardar la ropa. Esta es la estrategia que, salvo excepciones que confirman la regla, están siguiendo los barones del PSOE ante el duelo entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón para asumir el liderazgo del partido, que se dilucidará el 4 de febrero.

La razón que les lleva a tomar todas las precauciones para "no dar un paso en falso" equivocarse en la apuesta ganadora es triple: la inmensa mayoría de los dirigentes territoriales se vieron desautorizados por los resultados de las elecciones autonómicas y municipales de mayo, con el consiguiente debilitamiento de su autoridad interna; todos ellos, salvo los que opten por retirarse voluntariamente, tendrán que enfrentarse inmediatamente después del 38º Congreso a los cónclaves en los que se renovarán sus cargos; y la tradición del PSOE es que la militancia, cada vez que se le da la oportunidad, tiene querencia por llevarle la contraria a los aparatos, aunquequienes emitirán el voto en el Congreso Federal no son afiliados de base, sino cuadros intermedios y, en su mayoría, cargos locales.

El primer secretario del PSC no asistirá a la postulación de Carme Chacón

El intento de mantener, si no el comportamiento, al menos la imagen de neutralidad, alcanza incluso al PSC, a pesar de ser la fuerza de la que procede Chacón y haber renovado su dirección en diciembre. Así, el nuevo primer secretario, Pere Navarro, reiteró ayer que el PSC no tendrá un candidato oficial ni la dirección dará una consigna de voto, a pesar de que, lógicamente, en Catalunya concita más apoyos Chacón que Rubalcaba. Navarro no asistirá al acto en el que la exministra de postulará como candidata, el sábado. El PSC enviará a su secretario de Organización, Daniel Fernández, y al alcalde de Sabadell, Manel Bustos.

Equilibrios internos

Pero si alguien hace equilibrios por mantenerse neutral es el secretario general de Andalucía, José Antonio Griñán, que en marzo se enfrentará a su reválida como presidente de la comunidad autónoma. Al lanzamiento de la candidatura de Chacón asistirá la secretaria de Organización, Susana Díaz, que ya estuvo en la presentación de Rubalcaba.

El navarro Roberto Jiménez es el único secretario general que se ha alineado

Otro caso paradigmático es el del secretario general de Madrid, Tomás Gómez. El dirigente madrileño es irreconciliable con Rubalcaba desde que el exvicepresidente del Gobierno intervino activamente para intentar sustituirle por Trinidad Jiménez como candidato en las elecciones autonómicas. Pero en las reuniones internas con sus fieles ha advertido de los riesgos que para él entraña aparecer alineado con Chacón, al ser Madrid una región en la que Esperanza Aguirre ha azuzado en más de una ocasión los sentimientos anticatalanes con evidente rédito electoral. Además, su principal aliado, José Cepeda, líder del nuevo guerrismo madrileño, apoya la opción de Rubalcaba, al igual que el portavoz municipal, Jaime Lissavetzky, y el anterior secretario regional, Rafael Simancas.

Gómez acudirá a los actos que Chacón celebre en Madrid, como hizo con Rubalcaba, pero no estará en su postulación en Olula del Río (Almería), donde los partidarios de la exministra esperan reunir a unas 600 personas.

El único secretario regional que hasta ahora se ha decantado abiertamente es el navarro Roberto Jiménez, cuyo liderazgo orgánico aseguró al entrar en el Gobierno foral, en coalición con UPN, tras una larga travesía del desierto. Pero incluso en esta federación, a pesar de que tan sólo dispondrá de ocho votos en el congreso, hay disparidad de criterios, como pone de manifiesto que el diputado Juan Moscoso sea uno de los portavoces de la candidatura de Rubalcaba, mientras que Jiménez fue uno de los fundadores de la Plataforma de los 30, que apoya a Chacón.

Gómez rechaza a Rubalcaba, pero teme el coste de apoyar a una catalana

Así, la actitud de la mayoría se resume en lo dicho ayer por el secretario general de Galicia, Pachi Vázquez: "Voy a escuchar lo que dicen los militantes en las agrupaciones locales para transmitir eso al congreso y también voy a escuchar a los candidatos para saber qué propuestas hacen a los militantes". Y será "en su momento"seguramente ya en el mismo cónclave, que comienza el 2 de febrero cuando el PSdeG, y el resto de las federaciones, "tomará una decisión".

El lehendakari, Patxi López, cuyo apoyo a Rubalcaba se da por sentado, también tiró ayer por elevación para no tener que hablar de los candidatos. El líder de los socialistas vascos reclamó en su blog la necesidad de "un nuevo relato para el PSOE". "Cuesta creer que en el congreso de febrero seamos capaces de acordar todo un nuevo proyecto para el socialismo, pero sería un error limitar su alcance a un cambio de caras sobre la base de un documento ideológico generalista", señala.

Ibarra versus Vara

A ese respecto, Europa press difundió ayer las enmiendas presentadas a la ponencia marco por Juan Carlos Rodríguez Ibarra. El expresidente de Extremadura reclama un "nuevo pacto" para "reconducir" el Estado de las autonomías y propone establecer la renuncia obligada de los candidatos que pierdan unas elecciones con un resultado inferior en tres puntos al obtenido en los anteriores comicios. Un disparo en toda regla contra su sucesor, Guillermo Fernández Vara, que concurría por segunda vez como candidato.

Noticias Relacionadas