Jueves, 5 de Enero de 2012

Niños de EEUU son demasiado sedentarios: encargados de guarderías

Reuters ·05/01/2012 - 19:11h

Por Kerry Grens

Los riesgos potenciales de las áreas de juego, la concentración en el aprendizaje escolar y equipamiento que no promueve la recreación hacen que los niños pasen poco tiempo físicamente activos en las guarderías, según revela una encuesta al personal de esos establecimientos de Ohio, en Estados Unidos.

"En ese grupo etario, la actividad física es clave para el desarrollo y la prevención de la obesidad", dijo la autora principal, doctora Kristen Copeland, profesora del Hospital de Niños de Cincinnati.

A pesar de eso, según respondieron los encuestados, los padres valorarían más las actividades tradicionales del aula.

El equipo de Copeland entrevistó a 49 encargados de guarderías de Cincinnati sobre las posibles barreras para la actividad física infantil.

Los niños "siguen aprendiendo cómo jugar con pelotas, a compartir y a turnarse en las actividades. Pero los docentes dijeron que los padres y las normas estatales de aprendizaje temprano los presionan para que hagan hincapié en el trabajo de aula", dijo Copeland.

Más de la mitad de los niños de entre 3 y 5 años de Estados Unidos concurren a guarderías o jardines de infantes, según publica el equipo en la revista Pediatrics.

Los encuestados coincidieron en que el movimiento es importante, pero comentaron sobre la preocupación por la seguridad como una de las barreras para que los niños pasen más tiempo corriendo y saltando.

Algunos mencionaron que padres les pidieron que sus hijos no hicieran actividad física intensa para evitar que se lastimen en el área de juegos.

Cuando los establecimientos actualizaban el equipamiento al aire libre para cumplir los estándares de seguridad, los niños se aburrían, se cansaban o lo utilizaban de manera peligrosa para hacerlo más estimulante.

Las guarderías no siempre podían adquirir equipamiento lo suficientemente estimulante.

"Los niños pequeños aprenden con el movimiento. Me preocupa tanta concentración en el desarrollo de las habilidades preacadémicas", dijo Russell Pate, profesor de la University of South Carolina, quien no participó del estudio.

Este estudio "se suma a cada vez más información sobre cómo las características de los establecimientos preescolares influyen en los niveles de actividad física de los niños pequeños", dijo Pate a Reuters Health.

La Academia Estadounidense de Pediatría, la Asociación Estadounidense de Salud Pública y el Centro Nacional de Recursos para la Salud y la Seguridad del Cuidado Infantil y la Educación Temprana recomiendan que los preescolares hagan 1,5 ó 2 horas diarias de actividad física moderada a intensa.

Para Pate, hay distintas formas de alentar el ejercicio en los niños. Por ejemplo, los docentes pueden incorporar el movimiento en el aula y las guarderías pueden adquirir elementos como triciclos y pelotas, que incitan a los niños a moverse.

Copeland agregó que los padres deberían vestir a los niños de manera que puedan jugar cómodamente, sin ojotas ni prendas calurosas.

"Mi consejo para los padres que están preocupados es que todos los días pregunten '¿Mi hijo salió a jugar hoy?' y '¿Salen al patio todos los días, menos con mal tiempo?'", finalizó la investigadora.

FUENTE: Pediatrics, 4 de enero del 2012