Jueves, 5 de Enero de 2012

Fukushima analizará la radiación de cada bolsa de arroz que coseche en 2012

EFE ·05/01/2012 - 09:27h

EFE - Un agricultor mira unas muestras de arroz de su cultivo en Isumi en la prefectura de Chiba en Japón. Con la llegada de la recolecta del arroz, los agricultores esperan los resultados de las pruebas que se han realizado en sus cultivos para medir el nivel de radiación tras la fuga en la central nuclear de Fukushima. EFE/Archivo

El Gobierno de la provincia nipona de Fukushima, que acoge la accidentada central nuclear Daiichi, anunció hoy que planea analizar todo el arroz que se coseche este año en la región, en vez de medir solo muestras, para garantizar la seguridad del producto.

Para ello, dará subsidios mediante un fondo especial a cooperativas agrícolas y distribuidores destinados a que adquieran equipos de alta precisión que evalúen la radiación, después de que partidas de arroz procedentes de la región analizadas este año superarán el nivel máximo de cesio radiactivo permitido por la ley.

La administración de Fukushima calcula que sería necesario instalar más de 100 instrumentos de medición en toda la provincia, para que pueda medirse cada bolsa de arroz que coseche este otoño en la zona antes de ponerse a la venta, informó la agencia local Kyodo.

Cada uno de estos dispositivos incluye una cinta transportadora que permite analizar rápidamente todo el cereal y cuesta en torno a los 12 millones de yenes (unos 121.047 euros).

También se pretende incluir en cada bolsa que se comercialice un código de barras para que los consumidores puedan verificar los resultados de los análisis en Internet al introducir los dígitos correspondientes.

El Gobierno central tiene previsto además rebajar a partir de abril el límite máximo permitido de cesio radiactivo en el arroz de los actuales 500 becquereles por kilo a 100 becquereles por kilo.

En 2011, muestras de arroz procedentes de dos localidades a varias decenas de kilómetros al noroeste de la accidentada planta, Date y Fukushima, la capital de la provincia, llegaron a superar incluso los 1.000 becquereles por kilo tras ser analizadas.

Esto llevó al Gobierno de Fukushima, que tras el accidente nuclear examina muestras de grano de las granjas situadas en las 48 localidades que lo cultivan en la provincia, a prohibir la venta de cereal procedente de unas 4.300 explotaciones repartidas por toda la región.

Los exámenes sobre el cereal se siguen con atención en Japón, donde el arroz es la base de la dieta nacional, con un consumo per cápita de 85 kilos en 2009, según los datos más recientes del Ministerio de Agricultura.

La crisis provocada por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo del año pasado en la planta nuclear de Fukushima Daiichi ha supuesto el peor accidente nuclear en 25 años, y sus emisiones radiactivas han afectado gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca local.