Jueves, 5 de Enero de 2012

"¡Los videojuegos van a hacerse con la industria del cine!"

El actor Robin Williams es lo que se conoce en la industria como un 'jugón'.

THAÏS MUÑOZ ·05/01/2012 - 10:24h

THAÏS MUÑOZ - Robin Williams.

En la industria del videojuego se diferencia entre dos tipos de usuarios: los jugadores ocasionales y los llamados jugones, a los que no se les resiste nada. El actor Robin Williams forma parte de los segundos.

Comenzó dándole al PC y supo cómo iniciar a sus propios hijos. No es casual que dos de sus tres retoños lleven el nombre de personajes de videojuegos. A la chica de la familia le tocó llamarse Zelda, razón por la que este año se ha convertido, junto a su padre, en la imagen de Skyward Sword, buque insignia con el que Nintendo celebra los 25 años del nacimiento de la que se considera la mejor saga de la historia.

"Compré la Nintendo 64 y un enorme televisor para jugar con Zachary [su primer hijo] a Zelda: Ocarina of Time. Cuando nos dijeron que era una niña, él nos preguntó: '¿Podemos llamarla Zelda?'. Y pensamos que sí. Es un gran juego y además el nombre va con ella, porque es mágica", dice el actor sentado en un sofá junto a una ya joven mujer que, acostumbrada a las bromas del padre, hace las veces de madre misericordiosa e interviene cuando la fantasía del actor tiende a desbordarse.

"La tecnología está haciéndose con el significado de nuestra cultura"

Afortunadamente para Zelda, no le costó compartir la afición familiar, según cuenta el actor: "Nos unió mucho. Jugábamos durante horas. Lo ganaba todo, aunque la mejor era su madre. ¡Podía encontrar los caminos secretos! Lo resolvía todo en un segundo". Su hija le interrumpe: "Yo soy un poco neurótica para eso, tenía que conseguir todas las rupias [las monedas del juego] y me acababa aprendiendo todo lo que nadie se sabía", confiesa.

Zelda también siguió la estela de su padre a la hora de elegir profesión, pero mira más recelosa la cada vez mayor presencia de los videojuegos en Hollywood. Como si no fuera con él, Williams lo tiene claro y no parece preocuparle: "¡Los videojuegos van a hacerse con la industria del cine! Ya hay un ejército de personajes diseñados por ordenador haciéndonos la competencia a los actores". "No es una tendencia que me guste, pero creo que los personajes de los videojuegos son más populares", completa Zelda, para quien dentro de 15 años, el ocio interactivo habrá desbancado definitivamente a las películas. "A la gente le apetecerá más jugar porque pueden interactuar con la historia, en lugar de sentarse y mirar una película en la que no pueden intervenir de ninguna forma", concluye.

Jugar como 'malo'

Mientras tanto, ambos continuarán alimentando su afición, metiéndose en la piel de nuevos héroes. "Me encanta jugar en el papel de malo", confiesa Williams. "Como cuando juego a Halo y soy una criatura alienígena que da un golpe de Estado para luchar contra un gobierno malvado... un poco como está pasando en algunos países del mundo. Te permite colocarte desde su punto de vista".

¿Cree que la tecnología nos transforma de forma irreversible? "La tecnología está haciéndose con el significado de nuestra cultura. Ha cambiado cómo se comunica la gente", confirma Zelda, antes de que su padre continúe con la ficción. "A los jóvenes ahora les va la abreviación. Te dicen, '¿cómo estás?' y te ponen una carita sonriendo en lugar de decir las cosas como son. Todo son smiley, emoticonos, ¡fantasticonos!".