Miércoles, 4 de Enero de 2012

Los mercados vuelven a desconfiar de España

La prima de riesgo sube hasta los 350 puntos básicos, ante las dudas sobre el déficit. Arrecia la incertidumbre sobre la banca europea.

PILAR BLÁZQUEZ ·04/01/2012 - 19:09h

Fotografía de archivo de la Bolsa de Madrid.-Sergio Barrenechea/EFE

Se acabaron las vacaciones de Navidad y con ellas la venia con la que los mercados habían estado tratando al mercado español en las últimas semanas. Ayer, con un volumen de inversión mucho más altoque en sesiones anteriores, las órdenes de venta de deuda pública y los valores financieros españoles propiciaron la mayor caída de la Bolsa española desde el 14 de diciembre, un 1,74%, y un repunte de la prima de riesgo, hasta los 350 puntos básicos, el nivel más alto desde los días previos a la toma de posesión de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. "Durante este tiempo, los gestores internacionales confiaban en que las medidas de un Gobierno con una aplastante mayoría absoluta como el de Rajoy fueran contundentes. Ayer, llegaron a la conclusión de que no han sido tan agresivas como habían previsto", explica Juan Carlos Montero, analista de Capital Bolsa.

El martes, el banco de inversión Goldman Sachs y la agencia de calificación Fitchdesataron la voz de alarma sobre la economía española, rebajando las previsiones de crecimiento y amenazando, la segunda, con una rebaja de rating a las principales entidades financieras españolas.

La Bolsa española desciende un 1,7%, con fuerte caída de los bancos

Ayer, las dudas sobre el sistema financiero español se acrecentaron con los problemas del sector europeo en su conjunto. Las acciones del Banco Santander cayeron casi un 4%, después de que ayer comenzaran a cotizar 341,8 millones de títulos, un 3,84% de su capital, emitidos por la entidad para atender al canje de participaciones preferentes en acciones. Pero mucho mayor fue el desplome de los títulos del principal banco italiano, Unicredit, que perdió más de un 14%. La huida de los inversores se produjo después de que la entidad italiana anunciara una ampliación de capital de 7.500 millones, para la que ha fijado un descuento del 43% en el precio de los nuevos títulos emitidos.

Este descuento viene a confirmar las dudas existentes en los mercados sobre la capacidad de los bancos europeos de captar el capital necesario para cumplir los requisitos de solvencia que demanda Euro-pa. "Ya se sabía que el mercado no iba a ver bien las ampliaciones de capital. El problema es que ayer conocimos que el plan B, la venta de activos, tampoco funciona, porque los posibles compradores están exigiendo muchos descuentos en los precios. Así que la única solución parece ser el dinero del BCE", explica Montero.

Ante esta situación, aquella idea de que las medidas extraordinarias de liquidez iban a servir para que la banca comprara la deuda pública de los estados europeos y mantener así las primas de riesgo controladas parece haber hecho aguas.

El petróleo se encarece hasta los 113 dólares por las tensiones con Irán

Ayer, las entidades financieras no mostraron una especial efusividad en acudir a las subastas que celebraron tanto Alemania como Portugal. Ambos países colocaron las cuantías previstas y los tipos de interés fueron ligeramente inferiores a las subastas anteriores, pero ni mucho menos en la cuantía que se esperaba tras la potente inyección de liquidez del BCE. "Lo que ocurre es que los bancos están guardándose ese dinero para tener liquidez para afrontar sus propios vencimientos de deuda", asegura Montero. ¿La prueba? Los depósitos a un día que colocan en el BCE (remunerados por debajo del precio oficial del dinero) subieron el martes hasta los 453.000 millones de euros, el nivel más alto de la historia del euro.

El petróleo, disparado

Y si el panorama financiero ya es complicado de por sí, las tensiones en Oriente Próximo están complicando aún más la situación. El miedo a que Irán pueda cortar el suministro de crudo a través del estrecho de Ormuz continuó presionando al alza la cotización del barril de Brent (el de referencia en Europa), que escaló ayer hasta los 113 dólares, el nivel más alto desde mediados de noviembre.

España podría ser uno de los países más afectados por un corte de suministro, ya que el 14% del petróleo que consume el país. Sólo Rusia está por delante de Irán entre suministradores de crudo a España. Por el contrario, descendió el precio del barril estadounidense.