Miércoles, 4 de Enero de 2012

Australia investigará riesgos de implantes mamarios de PIP

Reuters ·04/01/2012 - 14:37h

El regulador médico australiano lanzará el miércoles una investigación sobre los riesgos de salud que enfrentan las 4.500 mujeres del país que recibieron implantes mamarios de silicona fabricados por la compañía francesa acusada de usar material de mala calidad.

La Administración de Bienes Terapéuticos (TGA por su sigla en inglés), que aprueba y monitorea los productos relacionados con la salud, dijo que se reuniría con asesores especializados para observar los riesgos que implican los implantes de la firma ya desaparecida Poly Implant Prothese SA (PIP).

"La TGA está trabajando activamente sobre las preocupaciones que se generaron en relación con los implantes de Poly Implant Prothese SA (PIP) y está revisando la información disponible sobre las tasas de rotura de todas las prótesis mamarias", señaló una portavoz de la entidad.

La investigación es parte del escándalo sanitario global que se disparó tras la muerte por cáncer el año pasado de una mujer francesa que tenía implantes fabricados por PIP.

Alrededor de 300.000 mujeres de todo el mundo compraron implantes de PIP, que entró en bancarrota en el 2010 luego de que una investigación oficial revelara que estaba usando silicona más barata de tipo industrial -sin aprobación sanitaria- en algunos de sus productos.

En julio del 2010 se realizaron estudios en Australia sobre la fortaleza de la cubierta de los implantes y no se detectaron problemas. No obstante, no está claro si algunos de los implantes de mala calidad de PIP fueron suministrados a este país.