Miércoles, 4 de Enero de 2012

La coalición de Merkel comienza el año sin mayoría y con los liberales hundidos

EFE ·04/01/2012 - 08:20h

EFE - La canciller alemana Ángela Merkel. EFE/Archivo

La coalición de Gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, ha comenzado el año sin un respaldo mayoritario del electorado y con su socio liberal (FDP) hundido y previsiblemente sin representación parlamentaria al no superar la obligatoria barrera del 5 % de sufragios.

Eso se desprende de la encuesta semanal del instituto demoscópico Forsa hecha pública hoy, que atribuye a los partidos de la Unión (cristianodemócratas y socialcristianos bávaros, CDU/CSU) un 35 % de votos y a los liberales un 3 %, el mismo resultado que hace una semana.

Con ello ambas formaciones sumarían un 38 % de votos, diez puntos menos que en los comicios celebrados en otoño de 2009 y debido sobre todo a la debilidad del FDP, sumido en una profunda crisis existencial desde hace mas de un año.

Forsa atribuye a la oposición socialdemócrata (SPD) un 27 % de votos, un punto menos que hace una semana, un 14 % a Los Verdes y un 8 % a la formación de La Izquierda, partidos estos dos últimos que repiten resultado.

El nuevo partido de Los Piratas, que obtuvo representación parlamentaria en las recientes elecciones a la ciudad-estado de Berlín, mejora en un punto hasta alcanzar un 8 %, lo que le aseguraría un importante número de escaños en el Bundestag.

La alianza natural de socialdemócratas y verdes sumaría un 41 % de votos, tres puntos mas que la actual coalición de Merkel, aunque se trataría de un resultado insuficiente para alcanzar mayoría parlamentaria y le obligaría a buscar un tercer aliado para gobernar.

En su análisis del sondeo, el jefe de Forsa, Manfred Güllner, expresa su preocupación por el futuro del Partido Liberal y comenta que ve "por primera vez en peligro su existencia" ante el prolongado rechazo del electorado.

"Nunca habían estado como hasta ahora tanto tiempo por debajo de la barrera del 5 % de sufragios", señala Güllner, quien destaca que el tradicional partido bisagra alemán había conseguido hasta ahora siempre superar sus reveses, aunque su actual crisis interna podría llevarle a un hundimiento definitivo.