Miércoles, 4 de Enero de 2012

El Gobierno insiste en otra reforma laboral

La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, reiteró que se hará esa reforma, "a ser posible", de acuerdo con los agentes sociales

AGENCIAS ·04/01/2012 - 04:20h

El Gobierno insiste en que la pésima situación del mercado de trabajo sólo tiene un remedio: una nueva reforma laboral. Según el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, el paro es "la principal lacra social y el principal elemento de vulnerabilidad del país". De ahí que la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, reiterara ayer que se hará esa reforma, "a ser posible", de acuerdo con los agentes sociales. El plazo para ese acuerdo acaba el próximo día 15.

Mientras CCOO acusó al actual Ejecutivo de seguir "como el anterior", sin estimular la economía y el empleo, UGT insistió en reclamar una política que reactive la economía y avisó, al igual que CCOO, de que una nueva reforma laboral no contribuirá a crear empleo. Sin actividad económica, no habrá necesidad de contratar trabajadores, dicen los sindicatos.

Por su parte, el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, criticó las cifras de paro conocidas ayer. "A los españoles hay que decirles la verdad. El 2012 nace con más paro a los de abajo y más beneficios a los de arriba. La estafa continúa", dijo el líder de IU en su cuenta personal de la red social Twitter.

Las patronales CEOE y Cepyme, por su parte, insistieron en su cantinela habitual: en su opinión, el mercado de trabajo español "se confirma" como uno de los más rígidos e ineficaces del mundo desarrollado e insisten en la necesidad de una reforma laboral "profunda". CEOE y Cepyme insisten en que deben tomarse medidas estructurales en materia de flexibilidad interna de las empresas, la gestión del absentismo, "entrada y salida" del mercado de trabajo o políticas activas que permitan reactivar la economía.

Por su parte, las federaciones de autónomos UPTA y ATA lamentaron que el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) haya perdido 32.579 afiliados en 2011 y reclamaron fórmulas específicas para este colectivo.