Martes, 3 de Enero de 2012

La carne vacuna magra puede incorporarse en ciertas dietas: estudio

Reuters ·03/01/2012 - 16:53h

Por Andrew M. Seaman

Las personas que optan por una dieta rica en frutas y verduras para reducir el colesterol podrían incorporar carne magra con los mismos resultados, según sugiere un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition.

A pesar de su tamaño reducido, el estudio fue inusualmente bien controlado, con la dieta de los participantes cuidadosamente monitoreada.

"No difiere demasiado de lo que se decía", indicó la doctora Elizabeth Jackson, profesora asistente de medicina de los Sistemas de Salud de la University of Michigan y que no participó del estudio.

"Está muy bien realizado, algo que es muy difícil de lograr en la investigación nutricional. No se podría hacer algo así con miles de pacientes", señaló.

El seguimiento incluyó a 36 personas con colesterol alto, a las que se les indicó realizar cuatro dietas distintas durante cinco semanas cada una.

El equipo de Penny Kris-Etherton, profesora del Departamento de Ciencias de la Nutrición de la Pennsylvania State University, controló a los participantes entre el 2007 y el 2009.

De los cuatro patrones alimentarios utilizados, la "dieta estadounidense saludable" fue la que más aceites, grasas saturaras y granos refinados aportó, comparada con la dieta DASH, que es rica en frutas y verduras, y las otras dos dietas, que incluyeron cortes magros de carne vacuna. Todas las dietas aportaron la misma cantidad de calorías.

De lunes a viernes, los participantes ingerían una comida del día en el Centro de Investigación de la Dieta Metabólica de la universidad. El resto de las comidas también se preparaban en el centro y se las enviaban a los participantes.

Al inicio del estudio, el colesterol LDL o "malo" promedio del grupo era de 139 mg/dL y el valor promedio del colesterol total era de 211 mg/dL. Ambos valores están en el límite del rango considerado alto, según las normas de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

El colesterol HDL o "bueno" promedio del grupo era de 52 mg/dL, lo que está dentro del rango recomendado.

A diferencia de la dieta estadounidense saludable, que aumentó levemente el colesterol, la dieta DASH y las dietas con carne magra disminuyeron los valores del colesterol LDL y total, respectivamente, a 129 y 200 mg/dL.

Las dietas también disminuyeron levemente los valores promedio grupales del colesterol "bueno", lo que para los autores se explicaría porque la grasa saturada eleva el colesterol HDL.

Las dietas con carne magra tenían menos contenido de grasa saturada que la dieta estadounidense, que incluye más cantidad de queso y manteca enteros.

Las dietas con carne incluían entre 113 y 156 gramos diarios de carnes vacunas magras y un 95 por ciento de carne picada magra. Se servían grilladas, braseadas o, en el caso de la carne picada, frita. La Penn State University y la Asociación Nacional de Ganaderos financiaron el estudio.

Joan Salge Blake, profesora asociada del Colegio Sargent de Ciencias de la Salud y la Rehabilitación y portavoz de la Academia de Nutricionistas y Dietistas, consideró importante asegurarse de que una persona cuide su alimentación.

"La población debe comprenderlo y no enloquecer con el consumo de carne. Debemos asegurarnos que las porciones sean magras y pequeñas, dentro de una dieta saludable para el corazón", señaló la experta.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 20 de diciembre del 2011