Martes, 3 de Enero de 2012

Nóos ocultó a Hacienda pagos en 2008 a Urdangarin por 110.300 euros

Una chequera con notas delata al duque. El fiscal vincula al yerno del rey con la empresa que evadió fondos a Belice

ALICIA GUTIÉRREZ ·03/01/2012 - 08:02h

REUTERS - Urdangarin, durante un acto de Telefónica en Las Vegas, en marzo de 2010.-

El Instituto Nóos, la asociación sin aparente ánimo de lucro en torno a la cual Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres tejieron un poderoso entramado empresarial nutrido con fondos públicos, abonó al duque de Palma 110.300 euros en seis pagos repartidos a lo largo de 2008. Presumiblemente efectuados en metálico, esos pagos fueron detectados gracias a una chequera encontrada durante los registros de Barcelona y en la que figuraba la siguiente leyenda: "Caja Iñaki Urdangarin". Se abonaron pero no se declararon a Hacienda: así lo atestigua el informe elaborado sobre la trama Nóos y así lo ratificaron ayer a Público fuentes de la investigación.

Esa oscura operación afianza las sospechas de que la dimisión del yerno del rey en junio de 2006 como presidente del Instituto Nóos fue sólo una treta para calmar las exigencias de la Casa del Rey, que le había conminado a abandonar sus negocios privados. Es más: la Fiscalía Anti-corrupción sostiene que el yerno del rey ha permanecido ligado desde 2006 a la empresa De Goes Center for Stakeholder Management SL. Y esa es la compañía propietaria de otra oscura ONG, Fundación Deporte e Integración Social. Y la misma que, junto con el propio Instituto Nóos, desvió en 2007 y a través de "salidas invisibles" 470.000 euros a cuentas de una sociedad domiciliada en el paraíso fiscal de Belice, como ya informó Público en diciembre. Anti-corrupción sospecha que Urdangarin participaba en De Goes Center a través de un testaferro: su hombre de confianza Mario Sorribas, propietario de un solo título en la compañía y, pese a ello, su administrador único. Sorribas, que no está imputado, consta también como apoderado en Aizoon SL, que es 100% propiedad de los duques de Palma.

En 2008, Urdangarin llevaba dos años formalmente alejado de la entidad

Cuando esos 110.300 euros salieron de las cuentas del Instituto Nóos, el yerno del rey llevaba más de dos años formalmente desvinculado de esta ONG que, como ya contó este diario, captó 5,8 millones de euros de la Generalitat valenciana y el Govern balear para transferirlos de inmediato a sus compañías privadas. Al igual que otros indicios previos, la constatación de los seis pagos de 2008 estrecha aún más el cerco en torno al duque, a quien su imputación puede terminar sentándole en el banquillo por prevaricación, malversación, fraude a la Administración y falsedad documental. Todos esos delitos, salvo el primero, implican cárcel. La pena máxima, los ocho años establecidos para la malversación grave.

De momento, en la panoplia de infracciones penales que investiga el juez José Castro en esta pieza del Palma Arena no figura el delito fiscal. Ayer, las fuentes consultadas aseguraron que, aunque todo a punta a que los seis pagos de 2008 entrañaron un fraude fiscal, no pueden conceptuarse como tal a efectos penales. Y ello porque la cuota defraudada no llega a los 120.000 euros que señala el Código Penal como tope mínimo delictivo. Público no ha podido verificar si Urdangarin computó como ingresos esos 110.300 euros en su declaración anual de IRPF. Contactar con su abogado, Mario Pascual, resultó de nuevo imposible. Localizar al de Diego Torres, también.

La versión del socio

Torres declaró que podían ser abonos adeudados a empresas del duque

La chequera muestra seis anotaciones manuscritas, una por cada abono hecho a lo largo de 2008. Cuando la Policía interrogó a Diego Torres durante la batida de registros en Barcelona, el antiguo profesor de ESADE y socio de Iñaki Urdangarin arguyó que podía tratarse de pagos a las empresas del duque por servicios para el Instituto Nóos pendientes de liquidación. Las dos empresas de la trama con participación directa y confesa del duque de Palma son Nóos Consultoría Estratégica SL y Aizoon SL, esta última propiedad del duque de Palma y su esposa.

Pero el informe de Hacienda sobre las operaciones comerciales del entramado asociativo-mercantil no refleja ningún pago del Instituto Nóos en 2008 a Aizoon y sólo uno a Nóos Consultoría SL. Y lo pagado fue una cantidad muy inferior 18.562 euros a la destapada por la chequera delatora. Además, por entonces Urdangarin ya no era oficialmente socio de Nóos Consultoría, lo que debilita aún más la versión de su socio. El yerno del monarca había vendido su 50% de la sociedad a la mujer de Diego Torres, Ana María Tejeiro, a mediados de 2006. Justamente en el momento en que desapareció del Instituto Nóos a efectos oficiales.

La asociación podría haber abonado legalmente el dinero a Urdangarin como contrapartida por servicios profesionales. Pero, de nuevo, el informe de Hacienda imposibilita esa opción: en el listado de retribuciones de personal libradas por el Instituto Nóos en 2008 no figura Urdangarin ni como asalariado ni como profesional independiente.

La ONG reflejó ese año un pago a una sociedad del duque, pero de 18.562 euros

El informe emitido por la Fiscalía Anticorrupción sobre la trama Nóos, anterior a los registros de Barcelona, pone el acento en un hecho que puede resultar clave para la investigación: que las declaraciones testificales en sede policial indican que la actividad del Instituto Nóos cesó por completo "a finales del año 2006".

De hecho, la asociación no llegó a ejecutar una parte del segundo convenio firmado, en 2006, con el Govern balear: la relativa a la puesta en marcha de un Observatorio sobre Turismo y Deporte. Y tampoco desarrolló el último acuerdo suscrito con la Generalitat valenciana, aquel que preveía el diseño de unos inexistentes o fantasmales Juegos Europeos que Francisco Camps estaba dispuesto a sufragar con seis millones netamente públicos. En el caso de Balears, el incumplimiento apenas si costó al Instituto Nóos una merma de 15.000 euros sobre los 2,3 millones previstos originalmente. En lo que respecta al convenio valenciano, la asociación cobró 382.203 euros pese a su nula labor en pro del convenio: los trabajos que supuestamente llegaron a hacerse fueron obra de una empresa subcontratada y no de la asociación, que en junio de 2006 había aupado a su presidencia a Diego Torres al tiempo que Urdangarin, su esposa y el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, dimitían de la junta directiva.

Pero la inactividad real del Instituto Nóos a partir de 2007 no se tradujo en parálisis contable. Lejos de ello, la asociación pagó más de 1,7 millones a las empresas de su constelación, como desveló Público el pasado viernes. Según Anticorrupción, ese trasvase permitió a Urdangarin y su círculo "vaciar los fondos de la asociación" y "apoderarse" de ellos, como ya habían hecho en el trienio precedente.

También en 2007 se repitió la pauta de años anteriores: con 655.400 euros, Nóos Consultoría Estratégica SL se erigió de nuevo en campeona de los cobros por supuestos servicios a Instituto Nóos. Detrás, se situaron otras cuatro empresas del grupo: Virtual Strategies recibió de Instituto Nóos 353.800 euros; Shiriaimasu, 232.000; Intuit Strategy Innovation Lab, 99.420; y De Goes Center for Stakeholder Management SL, 19.140. Fue en marzo de 2007 cuando De Goes transfirió a Reino Unido 50.000 euros al tiempo que Instituto Nóos comenzaba a enviar al mismo destino once remesas por un monto total de 420.000 euros. Ese es el dinero que, presuntamente, terminó en cuentas opacas de una sociedad con sede en Belice.