Lunes, 2 de Enero de 2012

Las primarias arrancan con suspense en Iowa

Romney y Paul encabezan las encuestas republicanas

ISABEL PIQUER ·02/01/2012 - 10:21h

Las primarias republicanas arrancan mañana con los peculiares caucus (asambleas) de Iowa y los últimos sondeos muestran un electorado indeciso ante unos candidatos que no acaban de entusiasmarlos.

La última encuesta del diario local Des Moines Register otorga una pequeña ventaja al exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney (24%), que ha conseguido mantener a duras penas su puesto de favorito frente al sorprendente avance del representante de Texas, Ron Paul, el candidato más atípico (se opuso a las guerras de Irak y de Afganistán) que se mantiene con un 22%. Le sigue el ultra Rick Santorum, muy cercano al Tea Party y que ha sabido captar el voto religioso.

Para los peculiares 'caucus', los sondeos muestran a un electorado indeciso

Newt Gingrich, que en diciembre parecía tener serias posibilidades de colocarse en primer puesto, sólo contaba con un 12%. Ha tenido que hacer frente en estas dos semanas a una campaña negativa generosamente financiada (tres millones de dólares) por grupos afines a Romney. El gobernador de Texas, Rick Perry, con el 11%, y la congresista por Minnesota Michele Bachmann (7%) parecen condenados al fracaso.

La volatilidad de los sondeos ilustra la indecisión del electorado frente a unos candidatos que no le convencen, en particular Romney, por no ser suficientemente derechista, y eso pese a la movilización que ha generado entre los republicanos la crisis económica de la que responsabilizan a Barack Obama.

En Iowa, se suma además la indecisión de los evangelistas, que esta vez no han conseguido agruparse tras un candidato como en 2008, cuando dieron una victoria sorpresa al expastor y exgobernador de Arkansas Mike Huckabee.

Los evangelistas no se han decantado esta vez por ningún candidato concreto

"Ningún aspirante ha logrado sumar esos votos", comenta el propio Huckabee, "lo que está ayudando a Romney". Este último pensaba centrarse en New Hampshire, que celebra sus primarias el día 10 y donde tiene más posibilidades de ganar. Pero la fragmentación del voto le ha hecho cambiar de planes y en los últimos días ha llevado a cabo una campaña muy intensa en Iowa, donde perdió con cierta contundencia en 2008.

Igual que Ron Paul, que también compitió en aquellas primarias, el haberse recorrido el estado hace cuatro años le está ayudando en estos últimos momentos. Todo es posible en Iowa, cuyos caucus son algo imprevisibles, puesto que consisten en pequeñas asambleas en las que los votantes se increpan los unos a los otros hasta elegir a un candidato.

Santorum, que hasta hace poco no parecía tener posibilidades, ha despegado en los últimos días. Entusiasmado por sus sondeos, criticaba ayer a Romney, "un candidato que hace unas semanas se comportaba como si hubiera ganado", y anticipaba que quedaba todavía "mucho camino por delante".

Al Partido Republicano le preocupa la división de su electorado y ha llamado a respaldar al candidato que gane mañana, en vez de prolongar la batalla, después de New Hampshire, en Carolina del Sur (el día 21) y sobre todo en Florida, el primer estado realmente importante de la contienda, a finales de mes, el próximo día 31.