Archivo de Público
Sábado, 31 de Diciembre de 2011

"El 38º Congreso es un punto de partida, no va a resolverlo todo"

Elena Valenciano, miembro de la Ejecutiva. Dice que no le gustaría seguir en la dirección: "Preferiría dedicarme al Parlamento"

CAROLINA MARTÍN ·31/12/2011 - 08:00h

CAROLINA MARTÍN - Elena Valenciano, en Ferraz. Mónica Patxot.

Con décadas de militancia en el PSOE, Elena Valenciano (Madrid, 1960) se prepara para otra batalla más: llevar a Alfredo Pérez Rubalcaba a la Secretaria General del partido. Tras dirigir la campaña electoral del hoy único candidato, resta importancia a las peleas internas para poner de relieve la necesidad de reconstruir el partido. Cree que Carme Chacón se presentará en unos días, pero defiende a su candidato como el "idóneo".

Con los resultados del 20-N, ¿debería haberse apartado Alfredo Pérez Rubalcaba?

No creo que él sea el responsable de la derrota electoral. Es colectiva y probablemente estaba servida mucho antes de que fuese candidato. Rubalcaba es una persona idónea para impulsar la renovación, aporta su experiencia y su convencimiento de que debemos renovar este partido a fondo.

¿Qué papel va a desempeñar usted?

Ayudaré a Alfredo en todo lo que pueda, pero las caras de esta tarea serán otras muchas.

Los portavoces de Rubalcaba son dos jóvenes. ¿Hay un relevo generacional?

El PSOE siempre ha mezclado generaciones. Lo bueno es que el partido y su dirección sean intergeneracionales. Hace falta mucha gente joven, pero hay que combinarla con otra con mucha experiencia y con algunos que tenemos una posición intermedia.

El candidato habló de un proyecto intergeneracional.

Aunque Rubalcaba tenga 60, puede integrar perfectamente a gente que tenga 30, 40 o 50 años. Alguien que aspirara a la Secretaría General y tuviera 40 o 30 años tendría que hacerse acompañar por gente de 50 o 60. Alfredo tiene como portavoces a María [González Veracruz] y a Juan [Moscoso]. En la plataforma de la gente que promueve a Chacón han dado la cara Cristina Narbona y José Borrell, que tiene casi 60.

"Rubalcaba es la persona idónea para impulsar la renovación"

¿Cómo volverán a ilusionar a los militantes?

Hay que hacer muchas cosastodos juntos que no se resolverán en 40 días. Queremos trabajar para diseñar el nuevo modelo de partido para que efectivamente se parezca a la sociedad española. Uno de los objetivos es tener tres millones de personas conectadas al PSOE, no en el sentido de la militancia clásica sino con otras formas de adhesión.

Buscan otra forma de participación.

El PSOE tiene que establecer el canal que permita que la gente que quiera se adhiera. En este momento, la estructura hace muy difícil eso. Siempre existirá la militancia clásica, pero hay que pensar en una nueva forma de adherirse.

Algunas voces piden retrasar el congreso a junio. ¿Le parece buena idea?

El congreso está convocado por el Comité Federal. ¿Hubiera sido mejor? Tal vez, pero ahora no se puede discutir eso. Lo que sé es que el 38º Congreso es un punto de partida y no hay que darle el valor de resolverlo todo. Después tenemos que hacer otras muchas cosas.

¿Eso significa que el congreso será de transición?

No, el congreso cumple su papel. Aprueba una ponencia política y una de organización, y luego, el debate a fondo sobre cómo tenemos que hacer las cosas se va haciendo en el tiempo. No encontraremos todas las soluciones en 40 días.

Rubalcaba propuso un "gran debate" con los socialistas europeos para 2013.

Se trata de enriquecer los debates de ideas que hemos empezado a realizar de cara al congreso y que tendrán continuidad estos próximos años.

¿Es partidaria de abrir la elección del secretario general a los militantes?

Creo que hay que discutirlo. Por una parte es bonito que toda la militancia vote al secretario general, pero tiene algunas pegas. El PSOE tiene que ser un partido muy de equipos. Si son los militantes los que votan, el hiperliderazgo se multiplica por 20. ¿Y qué pasa con el resto de la dirección? ¿También la eligen los militantes por voto directo? ¿Y el Comité Federal, que es el órgano que controla la dirección? Pero merece la pena que discutamos sobre ello.

Todo indica que Carme Chacón presentará su candidatura. ¿Le parece un rival fuerte y con entidad?

Sí, claro. La veo como una política con muchísima entidad. Carme Chacón es una dirigente muy importante del PSOE.

¿Cree que no ha dado aún el paso por falta de coraje'?

No, cada uno diseña su estrategia como mejor le parece. Creo que Carme está en la promoción de un manifiesto y que, dentro de unos días, cuando haya hecho debate y presentaciones, se presentará.

"Es bonito que la militancia vote al secretario general, pero tiene pegas" 

¿Cree que surgirán más candidatos?

No lo sé. Puede.

Emiliano García-Page se ha dejado querer. ¿Está detrás Rubalcaba?

En absoluto, no hay ninguna mano de Alfredo en eso. Page ya se basta por sí mismo. Es el alcalde de Toledo y un líder en Castilla-La Mancha. Tiene vida propia.

Si Rubalcaba gana el congreso, ¿debería ser elegido automáticamente candidato?

Estamos eligiendo al secretario general y en el momento procesal oportuno, fijado por los estatutos, habrá primarias. Cuando los posibles candidatos no son presidentes del Gobierno, hay primarias en el PSOE.

Ahora toca hacer oposición. ¿Teme el rodillo del PP?

El rodillo está. Tenemos que ser muy inteligentes en la oposición que planteemos porque el PSOE es un partido de Gobierno, no de oposición. Esta tiene que ser muy rigurosa y sólida. No podemos hacer sólo oposición negativa, no somos el PP. Esa tarea es clave. El motor político en estos años a nivel nacional será el Parlamento.

¿Qué le inspiran los pasos del Gobierno?

No nos sorprende mucho. Cuando la derecha mete la tijera la mete con mucha menos sensibilidad social y con estos anuncios es posible que empeore la situación. Por primera vez en la historia, congelan los salarios de los que menos ganan. Eso es una definición ideológica.

Forma parte de la dirección desde 2007. ¿Le gustaría seguir?

No especialmente. He trabajado desde 2007 con Pepe Blanco, con Leire Pajín y luego con Alfredo como candidato. Estoy muy satisfecha, pero preferiría dedicarme al grupo parlamentario más de lo que lo he hecho.