Archivo de Público
Viernes, 30 de Diciembre de 2011

Los sindicatos critican los "recortes injustos" y "el picoteo fiscal"

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·30/12/2011 - 18:22h

Las medidas aprobadas por el Gobierno son "recortes injustos" y un "picoteo fiscal". Al menos a los ojos de UGT, que ha lamentado que no haya medidas de impulso para reactivar la economía y el empleo.

El sindicato ha subrayado que este primer paquete de medidas representa un "anticipo de la estrategia que va a desarrollar el Gobierno" y que "emite un mensaje que profundiza en las políticas de ajuste".

"Profudamente injustas" le parecen a UGT la congelación del salario mínimo interprofesional y del Iprem, "ya que repercuten sobre los colectivos con rentas más bajas y en las personas desempleadas, y vuelven a hacer recaer el peso del ajuste sobre los empleados públicos".

Además, la organización ha subrayado sobre el aumento del 1% de las pensiones, "claramente insuficiente", que el Gobierno debe garantizar que aplicará en noviembre de 2012 la cláusula de revisión automática si se supera esa cifra. Por otra parte, aunque el sindicato ha valorado la prórroga del Plan Prepara, recuerda que existen más de un millón y medio de desempleados sin prestación.

UGT recuerda que existe más de un millón y medio de desempleados sin prestación

A CCOO tampoco le han gustado los recortes. El secretario de Acción Sindical, Ramón Górriz, ha asegurado que son "un mal comienzo" y ha advertido de que, si el PP sigue profundizando en sus políticas neoliberales, podría haber concentraciones para cambiarlas. Górriz ha explicado que cuando CCOO se moviliza es para cambiar políticas de recortes como las de hoy, de las que "no las necesita el país".

Las medidas que el dirigente de CCOO ha "saludado" han sido la subida de las pensiones y la prórroga otros seis meses, a partir del 15 de febrero, de la ayuda de 400 euros para los parados.

El Consejo de Ministros ha aprobado recortar el gasto en 8.900 millones, subir el IRPF dos años, aumentar el impuesto sobre bienes inmuebles, congelar el salario mínimo interprofesional y el de los funcionarios, limitar la ayuda de los jóvenes al alquiler suprimiéndola para nuevos solicitantes y ampliar a 37,5 horas la jornada de los empleados públicos, entre otras medidas.