Archivo de Público
Viernes, 30 de Diciembre de 2011

El ATC desmonta a Cospedal

La Junta de Castilla-La Mancha considera "una magnífica noticia" la llegada del ATC a Cuenca, pero su presidenta llegó a decir en la oposición que no lo quería

JORGE OTERO ·30/12/2011 - 12:57h

La instalación del Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares (ATC) en Villar de Cañas (Cuenca) ha sido recibido por el PP de Castilla-La Mancha como "una buena noticia", según dijo este viernes su portavoz en las Cortes castellano-manchegas. El portavoz del Gobierno castellano-manchego, Leandro Esteban, ha ido más lejos y ha dicho que la llegada del ATC es "una magnífica noticia".

Esteban defendió en rueda de prensa "la coherencia del PP" en este asunto: según el portavoz, en la anterior legislatura el PP "defendía siempre que Castilla-La Mancha no es una región antinuclear". Además, matizó que la postura del PP era que la provincia de Guadalajara —que también aspiraba a acoger el ATC en la localidad de Yebra— "no debía ser quien albergara ningún tipo de instalación, porque ya ha sido suficientemente solidaria" en el ámbito nuclear.

Pero no siempre fue así. La ubicación del ATC pone al descubierto las contradicciones y el doble juego de los conservadores, especialmente de la actual presidenta de la Comunidad, María Dolores de Cospedal. 

19 de enero de 2010. En declaraciones a los medios de comunicación, María Dolores de Cospedal, por aquel entonces jefa de la oposición, afirmó sobre la posible instalación de un almacén de residuos nucleares en esa Comunidad: "El PP de Castilla-La Mancha considera que no debe instalarse ningún almacén nuclear, temporal o no, o cementerio, en Castilla-La Mancha, en ninguna de sus provincias, en ninguno de sus municipios". 

Sus declaraciones llegaban después de que el PP de Guadalajara abriera un expediente informativo al alcalde conservador de Yebra (Guadalajara) por presentar a su municipio como candidata a albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC). Entonces, Cospedal respaldó a los suyos al señalar que su comunidad ya había sido "suficientemente solidaria" con la energía nuclear al ser sede de dos centrales, la de Trillo y la de Zorita.

"Ni lo quiero ni lo dejo de querer", dijo Cospedal en marzo de 2011

25 de enero de 2010. Cospedal escurre el bulto y no aclara, a preguntas de los periodistas, si apoya o no el almacén de residuos nucleares en Castilla-La Mancha. "Mi posición es meridiamente clara", llegó a decir en varias ocasiones pero señaló al ministro de Industria de entonces, Miguel Sebastián, para que dijera dónde debía instalarse el (ATC).

1 de febrero de 2010.  La líder conservadora matizó sus palabras anteriores cuando el Grupo Parlamentario Popular en la Cámara castellanomanchega votó en contra de una proposición de los socialistas que copiaba literalmente la frase contenida en el párrafo anterior: "Las Cortes consideran que no debe instalarse ningún almacén nuclear temporal, en Castilla-La Mancha, en ninguna de sus provincias, en ninguno de sus municipios".

En menos de dos semanas Cospedal pasó de rechazar los cementerios nucleares porque la comunidad ya había sido "suficientemente solidaria" a negarse a "declarar Castilla-La Mancha antinuclear", según ella misma dijo en aquel pleno de febrero de 2010.

Desde entonces Cospedal se ha instalado en una premeditada ambigüedad que en la precampaña electoral, en marzo de este año, le llevó a decir una frase que podría pasar sin problemas a la antología del perogrullo: "Ni quiero ni lo dejo de querer", dijo cuando le preguntaron qué haría con el ATC en caso de gobernar. Y así ha seguido hasta hoy, cuando la decisión de instalar el ATC en Castilla-La Mancha ha sido recibida con alegría.