Archivo de Público
Viernes, 30 de Diciembre de 2011

Villar de Cañas albergará el almacén de residuos nucleares

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, propuso al pueblo conquense en el Consejo de ministros

PUBLICO.ES ·30/12/2011 - 10:07h

El Gobierno ha aprobado en el Consejo de Ministros que el pueblo de Villar de Cañas, a medio camino entre Albacete y Madrid, será el que acoja el Almacén Temporal Centralizado (ATC). La instalación albergará el combustible gastado de las centrales nucleares y otros materiales procedentes de su desmantelamiento. Lo ha hecho a propuesta del ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.

Antes de conocer la noticia, el alcalde de la localidad, José María Saiz, señaló que la elección "sería una gran noticia, como si nos hubiera tocado la lotería". "Lo de menos es el almacén, lo importante es que trae consigo un centro tecnológico y un parque empresarial que va a repoblar y reactivar la actividad económica de la zona", agregó. En una entrevista a Público el año pasado, el regidor ya comentó que  "yo no vivo de la política, sólo pienso en los vecinos" y que el ATC solucionaría todos los problemas del pueblo, de apenas medio millar de habitantes.

El alcalde de la localidad: "Sería una gran noticia, como si nos hubiera tocado la lotería"

Villar de Cañas era uno de los nueve municipios que aspiraban a albergar el ATC junto Albalá (Cáceres), Ascó (Tarragona), Melgar de Arriba (Valladolid), Santervás de Campos (Valladolid), Torrubia de Soria (Soria), Yebra (Guadalajara), Zarra (Valencia) y Congosto de Valdavia (Palencia).

Greenpeace ya ha avanzado que recurrirá la decisión de llevar el silo nuclear a Villar de Cañas y la Plataforma Anticementerio Nuclear en Guadalajara se opone también a la decisión. 


View Larger Map


La construcción del almacén supone una continuidad para albergar en España los residuos nucleares. Actualmente, sólo existe el centro de El Cabril (Córdoba), aunque en él se tratan residuos de baja y media actividad. El resto de residuos son almacenados en piscinas de las propias centrales nucleares hasta que son desmanteladas.

La previsión de inversión total es de unos 700 millones de euros. Para la construcción de las instalaciones se estima un promedio diario de unos 300 trabajadores durante los cinco años de la primera etapa, con algún pico de hasta 500 trabajadores.

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, siempre ha mantenido una posición ambigua respecto al ATC porque señaló que Guadalajara ya ha sido una provincia "lo suficientemente solidaria" en materia nuclear y que, por lo tanto, de acuerdo a la normativa aplicable "no debe instalarse" el ATC en Guadalajara; aunque manifestó que no declaraba a "Castilla-La Mancha entera antinuclear".

Su postura era más pronuclear que la del anterior Ejecutivo, el que presidía José María Barreda, quien mantuvo una oposición constante a que el almacén se instalara en algún territorio manchego.