Archivo de Público
Jueves, 29 de Diciembre de 2011

La visita de los observadores no frena la represión siria

Más de 40 personas mueren mientras la misión de la Liga Árabe se traslada a los focos de la revuelta. Los opositores muestran su decepción

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·29/12/2011 - 22:00h

Un observador de la Liga Árabe, durante su visita el miércoles a la ciudad de Homs. ap

Los observadores de la Liga Árabe que este jueves se desplegaron por Damasco, Homs, Hama, Idlib y Derá pudieron comprobar que la violencia se está incrementando en lugar de amainar, ya que a lo largo de la jornada perdieron la vida más de 40 personas a manos de las Fuerzas de Seguridad, según activistas de la oposición, registrándose más bajas en las ciudades donde precisamente está desplegada la misión observadora.

Según la BBC, es muy posible que la presencia de los observadores, en equipos de diez miembros, esté alimentando la violencia en lugar de ponerle coto. De hecho, mucha más gente tomó parte este jueves en las protestas de la que lo hizo en días anteriores, y para hoy viernes se esperan numerosas concentraciones contra el régimen del presidente Bashar al Asad en todo el país.

Las declaraciones del jefe de la misión enfadan a los opositores sirios

Las escuetas declaraciones que el miércoles hizo el general sudanés Muhammad Mustafa al Dabi, jefe de la misión, en el sentido de que la situación en Homs era satisfactoria, han suscitado un sinfín de críticas por parte de la oposición en el exilio que arrojan más dudas sobre la capacidad del general. Para agravar el problema, Amnistía Internacional ha dicho que Dabi es responsable de torturas y de la desaparición de detenidos en su país de origen durante los años noventa.

La violencia volvió a Damasco en presencia de los observadores. En el suburbio de Duma fueron abatidos siete manifestantes por las Fuerzas de Seguridad no lejos de los observadores, según informaron activistas de la oposición, lo que indica que el régimen no ha sacado a las tropas de las ciudades, como le ordenaba el protocolo de la Liga Árabe.

Algunos vecinos de las ciudades que visitaron los observadores se quejaron de que no pudieron entrar en contacto directo con ellos durante el día. "¿Dónde están? Hemos trabajado muy duro para esta visita, hemos obtenido testigos y hemos documentado las muertes y los lugares bombardeados", dijo un activista de la oposición en Idlib.

Los activistas se quejan de la falta de acceso a los observadores

"La gente realmente quiere entrar en contacto con los observadores. No tenemos demasiado acceso a la misión. La gente ha dejado de creer en nada. Sólo Dios puede ayudarnos", comentó Abu Hisham, un activista de la oposición en Hama, una ciudad muy conservadora donde a principios de los ochenta fueron masacrados miles de islamistas rebeldes por el régimen.

En Homs, la ciudad más castigada durante la últimas semanas, algunos residentes se quejaron de que la misión no está mostrando una buena disposición hacia los manifestantes. "Esta misión es una gran mentira. Dicen que han estado en el barrio de Jalidiya, pero yo no los he visto. Nosotros hemos estado en la protesta, pero dónde han estado ellos", comentó un vecino de Homs.

Por su parte, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, lamentó que Occidente esté usando a países árabes, en referencia a Arabia Saudí y otros, para "golpear" a otros países árabes, en referencia a Siria. Y advirtió que cuando Occidente termine con Siria se volverá contra los países árabes no democráticos que ahora está usando contra Siria.