Archivo de Público
Viernes, 30 de Diciembre de 2011

El rey Juan Carlos no prevé dar más pasos contra su yerno

La Zarzuela incide en su "respeto absoluto" a la acción de los tribunales y entiende que ya ha venido marcando distancias con el duque de Palma

 

JUANMA ROMERO ·30/12/2011 - 08:00h

REUTERS - Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, hablan con los periodistas en su coche a la salida de la clínica Rúber Internacional después de visitar a la princesa Letizia tras el parto de su hija Sofía, el 1 de mayo de 2007.

De los muros del palacio de la Zarzuela trascendió ayer jueves poco más que silencio. Un sobrio "sin comentarios" servía para replicar la demanda de los medios tras conocerse la imputación de Iñaki Urdangarin. La Casa del Rey no mostró ni más ni menos sorpresa, ni quiso recorrer más camino que el itinerario que se había pautado desde que se estrechó el cerco contra el duque de Palma: "Respeto absoluto" a lo que digan los tribunales.

¿Pero no habrá más gestos, más poner tierra de por medio? No, respondió un portavoz oficial. "Hemos marcado muy bien la delimitación y la gente lo ha entendido muy bien. No hay que hacer nada adicional". En otras palabras: la Corona cree que ha cumplido por ahora y que no hace falta un nuevo comunicado. Que actuó a tiempo: el pasado 12 de diciembre, un mes después de que estallara el escándalo, la Jefatura del Estado dio dos golpes en la mesa. Uno, tachó la conducta de Urdangarin de "no ejemplar" y lo apartó de la agenda oficial. Dos, anunció que antes de fin de año desnudaría sus cuentas, promesa cumplida el pasado miércoles, cuando dio a conocer el sueldo anual bruto del rey –292.752 euros–.

Aquel 12 de diciembre, el jefe de la Casa, Rafael Spottorno, dejó viva la duda sobre la infanta Cristina. ¿Quedaba excluida de la agenda institucional, dado que ella es copropietaria de Aizoon, una de las empresas satélites de Nóos? "Ya veremos", respondió. ¿Y ayer, tras conocerse la imputación de su marido, se despejó el "ya veremos"? "No, ahí seguimos. Tenemos que esperar a ver la evolución del caso y cuál es su voluntad". La hija menor de Juan Carlos y su hermana, Elena, ya se ausentaron este martes, por primera vez desde 1979, de la solemne apertura de la legislatura.

Justicia "igual para todos"

Sobre la infanta sigue la duda de si el rey la apartará de la agenda institucional

Otro gesto de distanciamiento llegó el pasado sábado. En su discurso de Navidad, el rey remarcó que "la Justicia es igual para todos". Una frase que el mismo monarca reinterpretó este martes, cuando advirtió a la prensa de que no quiso "personalizar". Dicho de otro modo: él pretendía alertar del desprestigio creciente de las instituciones por la lacra de la corrupción. Su mensaje, pues, iba contra Urdangarin, pero no sólo contra él.

Lo cierto es que la Casa Real no había sido ajena a los presuntos amaños del duque. Ya en 2006 supo que realizaba actividades "inadecuadas" y le conminó a dejar Instituto Nóos y a salir de España y buscarse la vida fuera del país. El yerno del rey desoyó el aviso y siguió con sus negocios.

La posibilidad de un apartamiento más tajante del duque parece descartada. El 7 de diciembre, la Casa anunciaba que estudiaba "limitar" la familia real a su núcleo duro: los reyes, los príncipes y sus hijas. Un día después, reculó: la familia real se quedaba como estaba, con las dos infantas y el duque y sus hijos. La Corona alegó entonces, y mantiene aún, que la composición de la institución está fijada por real decreto desde 1981. Un texto que determina que los hechos o actos civiles que afecten a los reyes, a los padres y descendientes del monarca y al príncipe heredero deben inscribirse en el Registro Civil de la familia real. Conclusión: en principio, sólo el divorcio de Cristina y su marido sacaría a este de la institución. "Y no hay constancia" de que se haya consultado a la Dirección General de Registros y Notariado para explorar otras fórmulas de exclusión del duque, sostenían ayer fuentes oficiales.

Derechos dinásticos

El divorcio parece la única vía para sacar a Urdangarin de la familia real

Tampoco cabría la opción, según estas fuentes, de que la infanta renunciara a sus derechos dinásticos, pues la Constitución, en su artículo 57, se detiene en quién ha de ser el heredero del trono, pero deja "cualquier duda de hecho o de derecho" sobre el orden de sucesión a la Corona a una ley orgánica. Y esta no existe.

La Casa Real entiende, por tanto, que no hay margen por ahora para dar más pasos. Si el duque fuera procesado y condenado, o la infanta llamada a declarar como imputada, se abriría "un nuevo escenario". La acusación del duque, pues, "era previsible" y no altera los planes.

El jueves circulaba que Elena acompañaba estos días a los duques de Palma en Washington y que la reina podría volar a EEUU para Nochevieja. "No hay constancia de viajes de ida ni de vuelta", aclaró la Zarzuela.

LA TRANSPARENCIA TIRA
La web de la Corona bate su récord

De 8.000 a110.000 visitas // Un día normal, la web de la Zarzuela (www.casareal.es) recibe entre 6.000 y 8.000 consultas. Pero el miércoles, cuando la Jefatura del Estado hizo públicas sus cuentas en su página y desglosó su asignación anual de 8,43 millones, su portal web pulverizó todos los récords: recibió 110.478 visitas. Tantas que el Ministerio de la Presidencia tuvo que habilitar cuatro servidores adicionales.

También 'trending topic' // El ejercicio de transparencia de la Casa Real se convirtió en trending topic –tema estrella– en Twitter entre las 11.30 y las 16.30 horas, informa Efe.