Archivo de Público
Jueves, 29 de Diciembre de 2011

La economía española cayó en el último trimestre

La debilidad del consumo interno, de la inversión e incluso de las exportaciones, causas de la caída, según el último Boletín del Banco de España.

EFE ·29/12/2011 - 10:33h

FERNANDO SÁNCHEZ - Sede del Banco de España en Madrid.

La economía española cayó en los tres últimos meses del ejercicio, en un entorno de fuertes tensiones en los mercados financieros y de deterioro de las perspectivas de crecimiento en el área del euro y en el resto del mundo, según ha avanzado este jueves el Banco de España.

En su último boletín económico mensual, la entidad supervisora dice que, aunque la información coyuntural disponible aún es incompleta, todo apunta a que la actividad económica se contrajo en el último trimestre, tras el estancamiento del verano.

El boletín señala que el consumo privado ha mostrado una marcada debilidad en el cuarto trimestre, la inversión empresarial también ha dado señales de atonía y el sector exterior —que constituye el único sostenimiento de la economía— ha debilitado su crecimiento.

Los datos oficiales, que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) se conocerán a finales del mes de enero, cuando el organismo publique el avance de las cifras de PIB, y se confirmarán el 16 de febrero, con la publicación de la Contabilidad Nacional.

En concreto, el Banco de España señala que el consumo privado "ha mostrado una marcada debilidad en el cuarto trimestre", mientras que la inversión en bienes de equipo también ha mostrado señales de atonía en los últimos meses del año.

Por su parte, la inversión en construcción ha prolongado su trayectoria contractiva, al tiempo que las transacciones de bienes en términos reales con el exterior se moderaron en octubre y las importaciones reales crecieron un 0,5% ese mismo mes.

Los indicadores de turismo, en este contexto, apuntan a una moderación del elevado dinamismo mostrado desde mediados de 2010, mientras que el déficit acumulado en la balanza por cuenta corriente se situó en 34.000 millones de euros hasta septiembre gracias al favorable comportamiento de los saldos comercial y de servicios.

El banco emisor cree que la debilidad de la demanda nacional se refleja "claramente" en los indicadores de oferta, ya que los referidos a la actividad industrial anticipan una evolución negativa en el cuarto trimeste.

Además, los indicadores de opinión referidos a los servicios muestran también un "deterioro" en el transcurso de la última parte del año, como el indicador de confianza de la Comisión Europea o los indicadores de empleo de este sector.

Más destrucción de empleo

Por otro lado, asegura que los datos mensuales más recientes sobre el empleo apuntan a "un aumento en el ritmo de destrucción de puestos de trabajo en el cuarto trimestre" del año tras la caída de la afiliación de noviembre y el aumento del número de parados.

En materia salarial, el Banco de España asegura que la información más reciente, relativa al desarrollo de la negociación salarial hasta noviembre, muestra un incremento medio de las tarifas salariales del 2,5%, una décima menos que la cifra registrada hasta octubre.