Archivo de Público
Miércoles, 28 de Diciembre de 2011

Fierecillas domadas

RUBÉN ROMERO ·28/12/2011 - 08:03h

Un lugar para soñar

 

Director: Cameron Crowe

Nacionalidad: EEUU

Género: Drama

Reparto: M. Damon, S. Johansson

Duración: 123 minutos

 

SINOPSIS

Historia real de Benjamin Mee, que lo abandona todo para hacerse cargo de un zoológico en ruinas… y del cáncer de su mujer.


COMENTARIO

Cameron Crowe es ese hombre que revolucionó el mercado del cine estadounidense con Singles (Solteros) allá por el Olímpico 1992.

Era la época de Seattle, del grunge y de los pelos largos y el antiguo periodista de Rolling Stone estaba allí para ofrecer un relato generacional. Viendo Un lugar para soñar, uno tiene la sensación que, si Solteros estaba hecha para sus amigos, ahora filma para sus hijos.

No es que Crowe haya sido nunca un estilete social, pues su cine es de una amabilidad de lo más Frank Capra, pero con el tiempo cada vez se nos está volviendo más bonachón (de hecho, lo único bueno del tremendamente cursi título de esta película es que se podría aplicar a casi toda su filmografía). Y luego está el tema de la pareja protagonista, con sus Damon y Johansson perfectamente rubios y odontológicamente impolutos: si Noé tuviera que elegir a un macho y una hembra para salvarlos del diluvio universal y se dictara por el canon anglosajón, a buen seguro que los embarcaba.

La mezcla de crisis de los 40 con monerías animales la convierte en una película ideal para ir al cine en Navidad, ciego de polvorones, acompañado por esos hijos que, afortunadamente, el que esto escribe no tiene.