Jueves, 4 de Octubre de 2007

"Es casi imposible una reunificación al estilo alemán"

Entrevista a Josep Manel Brañas i Espiñeira, director del Centro de Estudios Coreanos de la Universitat Autònoma de Barcelona

MAR CENTENERA GARÇON ·04/10/2007 - 21:00h

¿El acuerdo cerrado hoy entre las 2 Coreas es simbólico? ¿Cuál será su alcance real?
El acuerdo en sí no es demasiado especial pero representa dos puntos importantes: por un lado, supone el final de un proceso difícil que no había manera de desencallar. EEUU ha suavizado su posición y ha dado vía libre a la cumbre entre las dos Coreas. Y por otro lado es el principio de un camino muy positivo, que inicia una muy larga época de contactos para acabar con la situación extraña de un país dividido por efecto de la guerra fría.

¿El final de ese largo camino es la reunificación de las dos Coreas?
Sí, yo creo que sí. En principio se prevé muy largo pero la historia demuestra que a veces las cosas cambian. El mismo proceso del Muro de Berlín se produjo de la noche a la mañana.

¿Se puede comparar Corea con Alemania?
Es casi imposible una reunificación al estilo alemán, por eso han de buscar nuevas formas. Alemania del Este y del Oeste llevaban 20 años de Ostpolitik, es decir, de estrechas relaciones económicas. La relación de renta era de 1 a 12-15 y su población era de 15 sobre 60. En las dos Coreas las cifras son muy diferentes: sus relaciones son muy recientes, la relación de renta es de 1 a 34 y la población de 44 a 22. Con estos tres datos ya se ve la diferencia. Corea del Norte tiene que pasar de una situación de los años 60 ó 65 al 2007 y eso supone un cambio radical porque en los últimos 20 años ha habido un cambio aceleradísimo.

¿Qué costes tendría la reunificación?
El coste sería enorme. Muchos de los abuelos de Corea del Sur vivieron épocas de mucha penuria, guerra, hambre. Volver a pasar por épocas de penuria, de no crecimiento es difícil. Y los jóvenes ya no tienen esta idea tan romántica de un país unido. Para ellos, Corea del Norte es un país al que siempre han vendido como enemigo, como malo, y hay que ir cambiando todo eso.

¿Qué pasos son necesarios para avanzar?
Primero hay que pensar en un proceso de integración económica, de algunas instituciones políticas y sociales y finalmente un proceso político. No me imagino en estos momentos unas elecciones directas porque hay diferencias muy importantes entre los dos. Políticamente ¿cómo se juntan los dos países? ¿Qué puede ser, una federación, una confederación?

¿Qué papel juegan países como EEUU y China?
La división de Corea no fue una decisión coreana sino una decisión de las potencias internacionales. Y la reunificación tendrá que ser también con el beneplácito de las mismas potencias. Hay elementos ahora que da valor a la reunión de estos días pero también la mediatiza un poco. Hay elecciones en EEUU y en Corea, estamos en una situación conflictiva de EEUU en Asia donde han perdido, o no han acabado de ganar lo que querían en Asia, en Irak, etc. Y necesitan consolidar su posición internacional como líder, única potencia todopoderosa. Les interesa tener una Corea a favor. Corea del Norte podría aceptar que las tropas norteamericanas se mantengan allí a cambio de ventajas económicas, energía, etc.
Objetivamente no hay nada que beneficie a China. Lo que necesita es tranquilidad en todas sus fronteras, estabilidad, porque su objetivo es crecer. Resolver el conflicto atómico le va bien pero tampoco tiene prisa por acelerar su reunificación. Si se reunifica pierde su peso específico sobre Corea del Norte.
Japón tampoco tiene interés en una reunificación porque una Corea unificada significa una Corea con 80 millones de habitantes, muy preparada tecnológicamente, significa un competidor extraordinario en Asia Oriental. No significa que estén en contra pero no van a hacer demasiado juego a favor. Los más interesados son Corea del Norte y Corea del Sur.
Esta reunión es una esperanza, un escalón. Con otro Gobierno menos proclive a un diálogo con Corea del Norte no hubiese sido posible.