Archivo de Público
Martes, 27 de Diciembre de 2011

El United da caza al City

Torres, titular en el Chelsea

EFE ·27/12/2011 - 02:18h

Mata celebra su gol, perseguido por Meireles. afp

El Manchester United, liderado por el búlgaro Berbatov, goleó ayer al Wigan del español Roberto Martínez (5-0) para rentabilizar un nuevo tropiezo del Manchester City, al que dio caza en el liderato para reanimar la lucha por el título de la Premier.

El Boxing Day dio un nuevo aire a la competición. El City, dominador hasta ahora del torneo, no pasó del empate en el campo del West Bromwich, y ya no tiene ventaja alguna. Se sostiene en el liderato por la diferencia de goles. Nada más. El United ya está a su altura y el Chelsea dimitió definitivamente de la carrera por el título.

La penúltima jornada del año delató la fatiga del City, que empieza a ser presa de la presión. Acuciado por su vecino, no resuelve con la solvencia de antaño. Le ha hecho daño al conjunto de Mancini la eliminación de la Liga de Campeones. Lo contrario que al United.

La pólvora que alimenta al City se aguó en el estadio The Hawthorns, donde fue incapaz de marcar. La ansiedad pudo con el poderoso trío delantero formado por Silva, Balotelli y Agüero.

De Gea, suplente

Por contra, el United regalaba un festival. Con De Gea suplente, aprovechó el oportunismo de Berbatov para ensañarse con un adversario con el que nunca ha perdido. Fue la noche de reivindicación del búlgaro, que firmó tres de los cinco tantos de su equipo.

La jugada le salió redonda a Ferguson. Así, el Chelsea, con Fernando Torres en el once inicial por primera vez desde octubre, tampoco pudo sumar tres puntos. Empató con el Fulham(1-1). No fue la tarde de Torres, que no se reencontró con el gol, ni de su equipo, que empieza a limitar sus aspiraciones a la pelea por el tercer puesto. El atacante español se quedó en la participación del primer gol, que materializó Mata. Nueve minutos después, Dempsey rentabilizó el centro del costarricense Bryan Ruiz para restablecer el empate.

El Liverpool dio un paso atrás en sus aspiraciones. Tropezó en Anfield, donde empató ante el Blackburn, todavía colista (1-1). El meta Bunn salvó a los visitantes en un choque en el que todo lo hizo el conjunto de Kenny Dalglish. Incluso los dos goles. El de su rival, con un tanto de Adam en propia puerta al borde del descanso, y el del empate, obra del argentino Maxi Rodríguez en el inicio de la segunda mitad.