Archivo de Público
Martes, 27 de Diciembre de 2011

China condena a diez años de cárcel a un disidente político

Chen Xi, veterano de Tiananmen, es el segundo activista encarcelado en una semana

PÚBLICO ·27/12/2011 - 02:26h

El activista Chen Xi. REUTERS

Un tribunal chino condenó ayer al veterano disidente político Chen Xi a diez años de cárcel por "subversión contra el poder del Estado". La de Chen ha sido una de las sentencias más duras impuestas por delitos políticos desde que el ganador del premio Nobel Liu Xiaobo fuera encarcelado hace dos años por motivos similares.

El tribunal de Guiyang, en el sureste de China, que juzgó a Chen, lo declaró culpable tras un juicio de poco más de dos horas, no sin recalcar que el activista "se merecía" la sentencia dura de una década en la cárcel que se le impuso, informó su esposa, Zhang Qunxuan, a Reuters.

"El juez dijo que este era un delito grave que tenía un impacto maligno y que era un delincuente reincidente", dijo Zhang. "Con un trozo de papel y un lápiz ¿puede rebelarse mi marido contra el régimen?", se preguntó la esposa del disidente.

Chen, de 57 años y veterano de Tiananmen, es uno de los cientos de firmantes de la Carta 08, el manifiesto en favor de la reforma política en China por el que fue condenado a 11 años de cárcel en 2009 uno de sus autores, el premio Nobel de la Paz 2010 Liu Xiaobo. Liu sigue en prisión pese a los reiterados llamamientos internacionales para pedir su liberación.

Chen ha sido condenado por haber escrito 36 ensayos críticos hacia el gobernante Partido Comunista que publicó en páginas web chinas en el extranjero, explicó su esposa.

Una acusación recurrente

Esta sentencia se produce días después de que otro disidente, Chen Wei (que no tiene parentesco ni relación alguna con Chen Xi) fuera condenado a nueve años de cárcel también por "incitar a la rebelión".

Exactamente el mismo cargo por el que se encuentra en prisión Liu Xiaobo. En marzo de este año, otro activista que reclamaba reformas democráticas, Liu Xianbin, fue sentenciado a su vez a diez años de prisión.

Las repetidas condenas a disidentes políticos apuntan a un endurecimiento de la represión en China. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó ayer su "alarma" por el cúmulo de severas sentencias condenatorias contra activistas prodemocráticos en ese país.

Desde febrero, cientos de disidentes, abogados e intelectuales han sido perseguidos, detenidos y en algunos casos torturados para atajar las revueltas civiles en varias zonas de China.