Archivo de Público
Martes, 27 de Diciembre de 2011

Las infantas se ausentan de la apertura de las Cortes

Cristina desaparece de los actos oficiales tras el estallido del 'caso Urdangarin'

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·27/12/2011 - 02:46h

MIGUEL ÁNGEL MARFULL - Dos trabajadores ultiman los preparativos de la sesión solemne que preside el rey en el Congreso. marta jara

Un arranque de legislatura el Parlamento estrena hoy la décima es una colección de estrenos. Cuando el rey declare hoy abierto en las Cortes el nuevo periodo legislativo, se habrán visualizado dos imágenes relevantes. Será la primera vez que Mariano Rajoy ocupe el escaño azul reservado al jefe del Ejecutivo en el Congreso y, también, la primera ocasión que las infantas no acudan a la sesión solemne que abre cada legislatura.

La presencia de la familia real en el salón de plenos de la Cámara es precisamente la excusa protocolaria por la que se denomina solemne el acto institucional que congrega en el Congreso a los diputados y senadores elegidos en las últimas elecciones generales.

Las infantas han acudido al acto presidido por el rey desde 1979

La ausencia de las infantas es una foto inédita. En las dos últimas sesiones de apertura, en 2008 y 2004, ambas ocuparon un lugar preferente en la Cámara el espacio de honor de la tribuna de invitados se conoce como balconcillo de las infantas,igual que hicieron en 2000 y 1996. Desde 1979, las infantas han estado presentes, junto al resto de la familia real, en todas las sesiones de apertura de legislatura.

Ahora, la investigación que afecta a Iñaki Urdangarin, casado con la infanta Cristina, por su actuación al frente del Instituto Nóos entidad nominalmente sin ánimo de lucro que facturó más de 16 millones de euros, el 40% procedente de fondos públicos ha roto este uso institucional asentado desde la recuperación de la democracia.

No es una decisión improvisada. El pasado 12 de diciembre, la Casa del Rey apartó a Urdangarin de la actividad oficial al considerar su comportamiento "no ejemplar". Previamente, Zarzuela subrayó que las infantas habían reducido su actividad pública para atender sus actividades privadas, según la versión oficial al tiempo que se conocían las actividades presuntamente irregulares de Urdangarin.

Zarzuela anunció un recorte de su actividad pública tras el escándalo

Esta reducción de la presencia de las infantas Elena y Cristina en la vida oficial tendrá en el Congreso su primera materialización, al quedar reducida la representación de la familia real y los príncipes de Asturias. Será, además, la segunda ocasión en una semana en la que Juan Carlos de Borbón dispondrá de una tribuna para pronunciarse públicamente sobre el caso Urdangarin, tras la contundente mención en su mensaje de Nochebuena, cuando defendió que toda "actuación censurable" debe ser "juzgada y sancionada" y afirmó que "la Justicia es igual para todos".

El rey, cara a cara con Azaña

El rey tendrá ocasión de pronunciarse junto al presidente del Congreso, Jesús Posada, y dirigirá la sesión tras cruzar la puerta de los leones reservada a las grandes ocasiones y atravesar el vestíbulo principal de la Cámara ante el busto del presidente republicano Manuel Azaña, ubicado en ese espacio hace tres semanas.

En el acto de apertura del nuevo periodo legislativo, la ausencia de las infantas convivirá con otra imagen nueva: la de Rajoy en el primer asiento azul situado a la derecha de la presidencia el que ocupó Aznar justo enfrente del líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Las infantas no serán, por cierto, las únicas ausentes. Amaiur y ERC tampoco acudirán. Su ausencia aliviará en parte la estrechez que se vive en el hemiciclo en cada apertura, al sentarse juntos diputados y senadores. El hacinamiento es tal que los escaños se sustituyen por sillas para mejorar algo la habitabilidad de un salón de plenos puesto al límite de su capacidad.