Archivo de Público
Lunes, 26 de Diciembre de 2011

El líder de Hamás dice en Egipto que la reconciliación palestina no tiene vuelta atrás

EFE ·26/12/2011 - 15:32h

EFE - El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, (d), conversa con el jefe del Gobierno de Hamás en Gaza, Ismael Haniy, durante el encuentro que han mantenido hoy en El Cairo, Egipto.

El líder del Gobierno palestino de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, destacó hoy en Egipto que "la reconciliación" entre su grupo y el movimiento nacionalista Al Fatah "es una opción estratégica que no tiene vuelta atrás".

En su parada inicial en la que constituye su primera gira al extranjero desde 2007, Haniye se reunió con el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, con quien debatió los principales aspectos de la cuestión palestina.

El líder de Hamás consideró necesario aplicar el reciente acuerdo alcanzado por su movimiento y el nacionalista de Fatah para llevar a cabo el proceso de reconciliación nacional tras la disputa que estalló en junio de 2007, cuando los islamistas se hicieron con el control de la franja de Gaza tras expulsar a las fuerzas de Fatah.

"Estamos listos para adoptar los pasos que sirvan a la reconciliación", manifestó Haniye, que negó que haya detenciones políticas en Gaza.

Por su parte, Al Arabi señaló que se han sucedido importantes reuniones en El Cairo para lograr la reconciliación entre las facciones palestinas.

"El trabajo comenzó y debe seguir hasta el final", subrayó el secretario general de la organización panárabe.

Este encuentro tiene lugar después de que el pasado día 22 Hamás y Al Fatah lograsen un acuerdo en El Cairo para participar en la organización de las elecciones al Parlamento de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), un paso más en el proceso de reconciliación.

Durante la rueda de prensa, Haniye explicó que también analizó con Al Arabi el respaldo de la Liga Árabe a dicho proceso para "evitar que Estados Unidos e Israel lo hagan fracasar".

Ambos responsables debatieron también el caso de los prisioneros palestinos en Israel, el bloqueo de la franja de Gaza y la situación de Jerusalén Este, que según el dirigente islamista necesita respaldo financiero y el apoyo político para que sea la capital de un futuro Estado palestino.

Tras Egipto, Haniye visitará Sudán, Turquía, Túnez, Baréin y Catar, con el fin de recabar apoyos para la causa palestina y la reconstrucción de Gaza.

Esta gira es la primera de Haniye desde que su movimiento tomó completo control de Gaza tras derrotar a las fuerzas leales al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y líder de Al Fatah, Mahmud Abás, en junio de 2007.

La división en dos gobiernos, el de Hamás en Gaza y el de Al Fatah en Cisjordania, llevó a que la mayoría de dirigentes árabes optase por trabajar con Abás y evitar o mantener relaciones de más bajo perfil con Haniye.

Tras su victoria en las elecciones legislativas palestinas de 2006, Hamás fue boicoteado por la UE y EEUU por su rechazo a cumplir las condiciones del Cuarteto de Madrid (UE, EEUU, ONU y Rusia): renunciar a la violencia, y reconocer a Israel y los acuerdos firmados por israelíes y palestinos.