Jueves, 4 de Octubre de 2007

La Generalitat recomienda abrir expediente sancionador a Fecsa-Endesa y REE

EFE ·04/10/2007 - 22:28h

EFE - La Generalitat recomienda abrir expediente sancionador a Fecsa-Endesa y REE a raíz del corte de suministro eléctrico del pasado 23 de julio en Barcelona. EFE

La Generalitat ha propuesto la apertura de expedientes sancionadores a Fecsa-Endesa y a Red Eléctrica Española (REE), por sus responsabilidades en el apagón sufrido en Barcelona el pasado 23 de julio.

Según el informe final de los expedientes informativos incoados por la Generalitat a raíz del apagón, Fecsa-Endesa deberá responder por sus responsabilidades en la caída del cable de 110 kilovoltios de la subestación de Collblanc y REE por los incidentes en la red de 220 kilovoltios (kV) y el incendio de la subestación de Maragall.

Un total de 323.337 usuarios sufrieron las consecuencias del apagón eléctrico, a raíz del cual la dirección general de Energía y Minas de la Generalitat tramitó sendos expedientes informativos a ambas compañías.

Los trabajos para la recuperación del suministro para la totalidad de los usuarios afectados duró 56 horas y 42 minutos y el expediente informativo apunta que "las empresas dedicaron los recursos humanos y materiales adecuados para reponer el servicio".

La administración concluye que ambas empresas comenzaron "inmediatamente" los trabajos de reposición del servicio, que se normalizó "de manera precaria" casi tres semanas después con la retirada del último de los 156 generadores que se tuvieron que instalar en la zona afectada, Barcelona y su área metropolitana.

La Generalitat recalca que la situación aún no está normalizada, "circunstancia que se prevé para febrero del próximo año".

El informe detalla cronológicamente la secuencia que provocó el apagón y determina una serie de deficiencias que las compañías encontraron en las inspecciones hechas antes del incidente, como tornillos oxidados y aisladores sucios.

También hallaron distintos problemas con las firmas, fechas y sellos formales de las compañías, que la Generalitat concluye que "ponen de manifiesto la insuficiencia de un mantenimiento preventivo y correctivo".

El informe emite una serie de recomendaciones para mejorar el transporte y distribución de energía eléctrica, como revisiones exhaustivas en todas las instalaciones, proteger los cables de 220 kV, mejorar la seguridad de las subestaciones, aumentar las exigencias en las inspecciones y planes de actuación ante incidentes.