Archivo de Público
Jueves, 22 de Diciembre de 2011

Túnez estrena gobierno democrático un año después del inicio de las revueltas

EFE ·22/12/2011 - 17:14h

EFE - La Asamblea Nacional Constituyente aplazó a mañana la votación del nuevo gobierno cuya composición ha sido anunciada esta tarde en el Parlamento por el futuro presidente del Gobierno, Hamadi Yabali. EFE/Archivo

El primer ministro tunecino, Hamali Yamali, presentó hoy la lista oficial de los miembros que formarán el nuevo gobierno, que comenzará a funcionar una vez que este viernes obtenga el voto de confianza de la Asamblea Nacional Constituyente.

El nuevo gobierno transitorio interino, el primero salido de una proceso electoral democrático, está compuesto por 41 miembros de primera fila, una treintena de ellos con rango de ministro y once con el de secretario de Estado.

Antes de anunciar su composición, Yabali trazó la líneas prioritarias que su gobierno defenderá, en un discurso pronunciado antes de la sesión de debate.

El jefe del Ejecutivo se refirió en el mismo a las dificultades económicas y al deterioro que las infraestructuras productivas sufrieron a lo largo de este año, en el que la una revolución social derrocó al régimen del presidente Zine el Abedin Ben Ali.

"Hay que mejorar la vida cotidiana de los tunecinos, relanzando los medios económicos y ocuparse de las zonas deprimidas del interior del país en primer lugar", explicó.

Además, anunció que su gabinete se concentrará en introducir reformas para relanzar el mercado interior y exterior, avanzar en sectores estratégicos como la agricultura y el turismo, y animar el mercado financiero, en el que la banca islámica tendrá un mayor protagonismo.

Según sus palabras, la lucha contra la corrupción será constante, al tiempo que se renovarán todos los aparatos de seguridad del Estado, temidos durante la dictadura.

En cuanto a la educación, el objetivo es incrementar y mejor los niveles de calidad en la enseñanza en general y en la universitaria en particular, subrayó.

El sector de la información y la protección de los derechos humanos serán promovidos con toda nuestra energía y a todos los niveles, prometió.

En referencia a la política exterior, Yabali recalcó que se impulsarán la relaciones con los países vecinos, en particular con Libia además de Palestina, cuya causa es la de todos los musulmanes, opinó.

Yabalí presentó el nombre de treinta personalidades para las carteras ministeriales, y once secretarías de Estado.

El único ministro que permanece en el nuevo gabinete es el de Defensa, Abdelkarim Zbidi, mientras que los ministerios de soberanía serán ocupados por históricas figuras del partido islamista An Nahda.

El abogado Nuredin el Behiry ocupará Justicia; Ali Laaridi, Interior y Rafik ben Abdesalem, yerno del presidente del partido, Rashid Gannuchi, será el jefe de la Diplomacia.

Además, la cartera de Inversiones y Cooperación Internacional ha sido asignada a Rida Bettaieb, y la correspondiente a Tecnología a Mongi Marzouki.

El número de ministerios se ha visto multiplicado, desde los 23 que había a los actuales 30, debido a la división de carteras como las de Turismo y Comercio o las de Justicia y Derechos Humanos.

Las dos fuerzas políticas asociadas An Nahda, el Consejo por la República (CPR), y partido Al Takatol, obtienen, cada una, cuatro ministerios y varias secretarias de Estado

Para la formación de centro izquierda Al Takatol son las carteras de Lucha contra la corrupción, Finanzas, Asuntos Sociales, Educación y Turismo.

El CPR liderará los ministerios de Reforma Administrativa, Formación profesional y empleo, Patrimonio del Estado, y el ministerio de la Mujer.

Entre las personalidades independientes que entran a formar parte del nuevo Ejecutivo destaca el catedrático de Sociología, Mehdi Mabruk, ex miembro de An Nahda, que dirigirá Cultura, y el de Asuntos Religiosos, Nur el din Khadmi.

Además, el presidente del Gobierno contará con la asistencia de cuatro consejeros especiales que no son miembros del gobierno, entre los que destaca el abogado Abdelfatah Moro, líder histórico del islam político tunecino, pero que concurrió a las pasadas elecciones en listas de islamistas independientes.

Tras ser anunciada la composición del gabinete, la Asamblea Constituyente inició sus deliberaciones, aunque pospuso para el viernes el voto de confianza, trámite necesario para que el Ejecutivo arranque.

Túnez estrena así gobierno casi un año después de que el vendedor ambulante Mohamad Buazizi se prendiera a lo bonzo en protesta por las penosas condiciones que padecía y desatara con esa acción una oleada de protestas en todo el mundo árabe-musulmán que han causado la caída de cuatro regímenes y puesto contra las cuerdas a otros como los de Bahrein y Siria.

Por Miguel Albarracín