Archivo de Público
Viernes, 23 de Diciembre de 2011

Una apuesta por la diplomacia económica

García-Margallo quiere devolver a España su "lugar en el mundo"

C. MARTÍN ·23/12/2011 - 01:51h

García-Margallo jura su cargo. REUTERS

Cuando el presidente le ofreció el cargo, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, le aseguró que "se dejaría el alma", según explicó durante su toma de posesión en el Palacio de Santa Cruz (Madrid). En la ceremonia de traspaso de cartera, rodeado de amigos como el duque de Huesca, Carlos Fitz-James, y exministros de Exteriores como Ana Palacio o Marcelino Oreja, se presentó públicamente con un discurso de marcado carácter económico y que anticipa sus líneas de trabajo, si bien subrayó que no era un "día de discursos" sino de "emociones". Así afirmó que le une a Rajoy "algo más que la lealtad a un presidente".

Consciente de los retos "difí-ciles" que tiene que soportar España, avanzó como primera preocupación la Unión Europea, porque si no se resuelven los problemas de la UE no lo harán los de los países que la conforman. A continuación, se refirió a "Latinoamérica y Estados Unidos". Con ambas zonas geográficas, dijo, "nos unen vínculos e inversiones". Estas áreas tradicionales de la política exterior española serán su prioridad, sin descuidar otras como Oriente Medio y la zona Asia-Pacífico. Y sin perder de vista la cooperación.

El nuevo titular se propone defender la marca "España SA" por el mundo

García-Margallo, que hizo gala de un espíritu de consenso porque "la política exte-rior es una política no de partidos sino de Estado", agradeció a Trinidad Jiménez la "cordialidad y el entendimiento" con el que le traspasó la cartera. Según la ministra saliente, es "la cartera más bonita en la que se puede trabajar".

Con el objetivo de no "defraudar" a Rajoy ni "al país", García-Margallo se ha propuesto defender "la marca España SA" en el mundo, guiado por la concordia con los partidos y con los agentes sociales.