Archivo de Público
Jueves, 22 de Diciembre de 2011

Todo preparado para que los bombos empiecen a repartir suerte

EFE ·22/12/2011 - 06:25h

EFE - Una empleada de limpieza da los últimos retoques al salón del Palacio de Congresos de Madrid en el que se celebra el sorteo de la Lotería de Navidad.

Todo está ya preparado en el Palacio de Congresos de Madrid para que los bombos de la Lotería de Navidad, el más esperado del año, comiencen a repartir más de 2.500 millones de euros.

Sólo un número será agraciado con el popular "gordo", dotado este año con 4 millones de euros (400.000 euros por décimo), el premio de la Lotería Nacional más importante de la historia, con un incremento del 33,3 por ciento respecto al que se repartió el pasado año.

Entre las novedades del sorteo de hoy destaca también el aumento de los números que se van a sortear, que crecen de 85.000 hasta 100.000 (desde el 00.000 hasta el 99.999).

Además del "gordo", aumenta la dotación del segundo premio, que pasa de un millón de euros a 1.250.000 euros a la serie (125.000 euros por décimo), mientras que el tercero mantiene la misma cantidad que el pasado año, de 500.000 euros a la serie (50.000 euros al euro).

La lista de los trece premios principales se completará con dos cuartos premios, dotado cada uno de ellos con 200.000 euros a la serie (20.000 euros al décimo) y ocho quintos premios, cada uno de los cuales se llevará 60.000 euros por serie (6.000 euros cada décimo).

Este año se han emitido 3.600 millones de euros, de los cuales el 70 por cieno (unos 2.520 millones) se destinará a premios y el resto, además de cubrir los gastos de gestión y administración, retornarán al Tesoro Público.

Las bolas que se usan en el sorteo han sido fabricadas en madera de boj y todas tienen idéntico peso y tamaño (tres gramos y 18,8 milímetros de diámetro), con los numeros y las letras grabados con láser.

Ayer se hizo, en un acto público, el examen y el recuento de las bolas y de los números que se utilizarán, pero hoy, antes de que comiencen a girar los bombos, cualquier persona presente en el salón podrá, con autorización del presidente de la Mesa, comprobar físicamente que está un número o un premio determinado.

Las bolas serán trasladadas después de forma mecánica en una tolva -un gran embudo transparente-, desde la que se volcarán en los bombos; el presidente ordenará voltearlos de forma reiterada, y minutos después, en torno a las 9:00 de la mañana, los niños de San Ildefonso empezarán a cantar números y premios.